José María Luna, director de análisis de Profim EAFI, analiza las actuales oportunidades de inversión del mercado a través de fondos. 

Tras las correcciones de este verano, ¿cree que ha dejado de ser atractiva la renta variable europea o es ahora aún más apetecible entrar en fondos tras la corrección?
Es momento de estar en renta variable europea, con cierta cautela, combinando los fondos puros de RV con algunos mixtos de bolsa flexibles. Hay que tener en cuenta que el crecimiento mundial continúa, pero no es muy boyante y en Europa tenemos también incertidumbres por Grecia pero, a pesar de todo, hay razones para ser positivos desde el punto de vista de que Europa crece, no hay inflación y el BCE podría incrementar las inyecciones de liquidez. El crecimiento europeo proviene sobre todo de la demanda interna, por lo que debemos apostar por fondos que se centren en compañías cíclicas, muy ligadas al sector industrial y de pequeña y mediana capitalización, que han sido las que mejor han aguantado.

Además, la renta fija no da rentabilidad y no es tan segura. Tampoco queremos subestimar la rentabilidad por dividendo y los movimientos corporativos. Con este amalgama de razones, vemos buenas alternativas en fondos mixtos de renta variable que combinan cash y equity. Es el caso del Belgravia Epsilon, que lleva una rentabilidad por encima del 15% y en las grandes caídas de agosto ha aguantado bastante bien. Otro producto que está aportando valor es el Cartesio Y.

Precisamente debido a la dicotomía del crecimiento entre unos países y otros dentro de Europa, ¿abogaría más por centrar la inversión en España vs Francia, por ejemplo?
La bolsa española me gusta, el problema es el riesgo político que le está penalizando. No obstante, vemos que fondos como el Metavalor o el EDM Inversión han aguantado mejor que fondos de gestión pasiva. Más allá del ruido político, la macro y los resultados empresariales están siendo muy buenos, pero como ese factor de incertidumbre está ahí, prefiero otras zonas. Esto hace que, aunque la macro francesa no sea buena, hay fondos que apuestan por compañías concretas que lo están haciendo bien. Pero dentro de Europa, me gusta Alemania y fondos de pequeñas compañías, como Groupama Avenir Euro. Más de un 30% de la cartera es Alemania y casi otro 30% en Francia, y lleva más de un 20% de rentabilidad.

La agencia S&P acaba de rebajar el rating de Japón por un empeoramiento de las perspectivas… ¿cree que son una buena oportunidad los fondos que invierten en este país?
En este momento no apostaría por tener renta varible japonesa en cartera. Si miramos a la demanda interna, vemos que es muy débil y siempre estamos esperando a que lleguen nuevos estímulos. Además, por otro lado está la demanda externa, muy orientada a China. Tantas medidas extraordinarias están impactando positivamente en la bolsa, pero no en la economía real, lo que es un riesgo. Mi consejo, no tener renta variable japonesa pura, sí a través de fondos globales.

Dentro de los fondos de inversión de gestoras españolas, el FonCaixa Equilibrio ha vuelto a liderar las captaciones de capital en el mes. Ha captado más de 218 millones de euros. ¿Qué le parece este fondo?
Est fondo es un mixto de renta fija global que tiene en cartera bolsa de EEUU y Japón sobre todo, y también Europa. Tiene tres clases dependiendo de la imposición mínima. El estándar es el más caro y este año está en rentabilidades negativas. Hay que pensar que La Caixa tiene muchos escaparates para exhibir este fondo en sus oficinas y que puede ser una alternativa a un garantizado que vende o a uno de renta fija y no tiene alternativa, pero ¿realmente aporta valor? A 1, 3 y 6 meses está en negativo.

Nosotros apostamos por fondos mixtos de renta fija, pero la clave está en la flexibilidad, en este sentido, nos gusta más el Cartesio X, que es más barato, está en positivo este año y a 1,3 y 6 meses, aun habiendo perdido, ha perdido menos que el FonCaixa Equilibrio.

El Fon Fineco Millenium es el fondo que más rentabilidad acumula en el año, más de un 46%... ¿cómo valora a este fondo?
Ya no le queda recorrido porque este producto acaba de vencer. Es un garantizado que nació en 2007 y, para haber obtenido una alta rentabilidad, han tenido que pasar por muchos vaivenes. Ahora la gestora está pensando si le deja como un producto no garantizado o constituye una nueva garantía.