El director de inversiones de Bestinver analiza cómo ha sido el tercer trimestre para la gestora y cuáles han sido los principales cambios que han realizado en sus carteras.
 
¿Nos puede hacer una valoración de este tercer trimestre para Bestinver?
Este tercer trimestre ha venido condicionado por el brexit, que ocurrió el 23 de junio y que fue un resultado inesperado para el conjunto del mercado. Lo que esto trajo es oportunidades de inversión para los que han hecho los deberes y están preparados. A día de hoy estamos con un valor liquidativo por encima del nivel pre-brexit y el en el año llevamos una rentabilidad en la cartera internacional del 7%, que es una rentabilidad francamente atractiva contra un valor que está cayendo.
 
¿Cuál es la rentabilidad de la cartera ibérica?
La rentabilidad es positiva, pero  por debajo del 7%.
 
En el tercer trimestre habéis entrado en bancos después de mucho tiempo, ¿por qué ahora?
Nosotros nos dedicamos a invertir compañías que conocemos bien, a analizarlas y a buscar compañías que sean sostenibles, que podamos invertir en ellas, que nos ofrezcan un potencial de revalorización significativo y un buen margen de seguridad. En ese sentido llevamos mucho tiempo mirando los bancos y había tres temas preocupantes iniciales.
 
Uno era el riesgo regulatorio (necesitas más capital), dos, un entorno de tipos difícil y tercero, el riesgo que puede tener la disrupción tecnológica en la banca. Dentro de eso,  si nos preguntan de si en su conjunto nos gustan los bancos, la respuesta es no. Dicho esto, hay bancos que ofrecen buenas oportunidades de inversión e inversiones robustas y sólidas y la respuesta es que sí.
 
Dentro del entorno europeo puede ser un ING, BNP Paribas y en el caso de España pueden ser Bankia y Bankinter
 
¿Hay otros bancos en los que podríais entrar si volvieran a caer?
Si, de hecho, en Europa estamos en algún banco más. Estamos en Societe Generale, en KWC, es decir, tenemos algunas otras inversiones dentro de los bancos europeos. Y en su conjunto el sector financiero representa aproximadamente el 12% de la cartera. Es una posición significativa, pero no dominante.
 
¿En España estamos mirando alguna otra oportunidad? Claramente sí, pero claramente creemos que no todos los bancos han hecho los deberes.
 
Además de en bancos, también habéis tomado posiciones en otras empresas españolas, ¿en cuáles?
Una de las posiciones para nosotros puede ser Euskaltel, o Gamesa. Son posiciones que estamos construyendo por motivos diferentes, pero que ofrecen oportunidades de inversión francamente atractivas desde el punto de vista de la valoración y donde creo que tenemos un conocimiento profundo que nos deja muy tranquilos, que nos ofrece ese margen de seguridad y esa capacidad de proteger el capital y hacerlo crecer con un margen de seguridad significativo.
 
Durante el año hemos visto una especie de tendencia acordeón con la liquidez que ha ido variando significativamente. Ahora tenéis un 16% de la cartera, ¿qué necesitáis que ocurra para ponerla a trabajar?
Sí, yo no lo describiría como posición acordeón. La política de los bancos centrales lo que está trayendo consigo a través de varios caminos es una cierta normalización del nivel de volatilidad. Y esto ofrece unas oportunidades de inversión muy puntuales y las aprovechamos. Pero para hacerlo uno tiene que tener liquidez en su cartera.
 
Muchas veces nos preguntan cómo podemos dar unas rentabilidades tan atractivas a pesar de la liquidez que tenemos. Yo digo siempre lo mismo, que no es a pesar de esa liquidez, sino gracias a esa liquidez que nos permite poner a trabajar la lista de la compra que hemos construido con nuestro equipo de análisis y entre Ricardo y yo.
 
¿En España hay alguna compañía que les interese y en la que podrían entrar?
Si la pregunta es si hay una lista de la compra en la cartera ibérica, la respuesta es clarísimamente sí. Para nosotros este entorno donde estamos lo vemos como algo positivo para la inversión. Puede ser incómodo para algunos inversores que estén menos acostumbrados a la volatilidad, pero es francamente atractiva desde el punto de vista de la generación de retornos porque te da posibilidades de entrada a precios atractivos. Tenemos un equipo de 10 personas dedicadas a hacer análisis para construir esta lista de la compra con esta lista de compañías que son buenas y con precios a los que podríamos entrar y que nos ofrecería este potencial de revalorización. Luego vendría esta parte del trabajo que es esperar. Si espera muchas veces llegan los precios a un buen nivel.
 
¿Espera que en los próximos meses haya un nuevo momento de aumento de la volatilidad?
Creemos que la volatilidad se está normalizando. Llevamos cinco o seis años con una volatilidad francamente baja consecuencia de esa presión hacia la baja de los tipos de interés que ha comprimido todo tipo de diferenciales incluyendo la volatilidad. Según esa volatilidad se vaya normalizando, lo normal es que volvamos a un mercado que te vaya ofreciendo oportunidades distintas en momentos distintos.
 
Tenemos un mercado que está francamente polarizado. Si te vas a la renta fija es una locura los precios que se pagan. Dentro de la renta variable hay segmentos que son muy caros, mientras que hay otros que son auténticas oportunidades.
 
¿Cómo ve un experto en la gestión activa este aumento de los vehículos de gestión pasiva?
La gestión pasiva que es una solución razonable desde un punto de vista, si uno no encuentra un gestor que le de  confianza. Lo que mencionaba es que está llegando la gestión a su momento de máximo apogeo en un momento en el que la gestión activa tiene más sentido. Si coges, por ejemplo, Bestinver en los dos últimos años tenemos una rentabilidad del 27% con un mercado que ha dado un 5%, pero ahora cuando la gestión pasiva está más de moda.
 
Esas dislocaciones del mercado donde parte de la renta variable es francamente cara, frente a otra francamente más barata invitan a una gestión activa donde estás muy lejos de donde puedan estar los índices.