¿Cuáles son las perspectivas para 2013 de las 3 principales regiones: EEUU, Eurozona y Emergentes?
Somos relativamente optimistas en cuanto al crecimiento global, situándolo en el entorno del 3,20%, ligeramente por debajo del 2012, pero con una mejor divergencia entre países y un crecimiento más equilibrado.

Por zonas, esperamos que EEUU crezca ligeramente por debajo del potencial, pero cerca del 2%, gracias al aumento del consumo y el continuado crecimiento de los precios de la vivienda. La parte negativa vendría por la inversión de capital fijo -capex- por parte de las grandes empresas norteamericanas a la espera de que se solucione definitivamente el Fiscal Cliff. El riesgo vendría por la falta de acuerdo entre los políticos para evitar el precipicio fiscal.

En la Eurozona las medidas de ajuste fiscal tendrán un menor impacto en el crecimiento, excepto en Francia. Aún así, Europa tendría un pequeño crecimiento del 0,10%, no estaríamos en ningún caso en recesión. Este crecimiento vendría motivado por la mejora de los periféricos y la continuación del crecimiento alemán.

Los emergentes van a ser nuevamente los mayores contribuidores al crecimiento global. Un 35-40% va a venir de estos mercados y, principalmente, de China, que creemos que podría crecer un 8%.

Perspectivas y oportunidades de inversión en la renta fija para 2013
Vamos a seguir viviendo en un entorno de tipos de interés bajos en el mundo occidental. Los tipos europeos podrían bajar hacia 0,50%. Esperamos estabilidad en los tipos estadounidenses en el 0-0,25%. También creemos que se mantendrán en Japón y en Reino Unido en niveles muy bajos. Esto hace que algunos bonos soberanos den rentabilidades negativas. Por ello, creemos que las oportunidades van a estar en las emisiones que ofrezcan rentabilidades superiores a la inflación del país, con el fin de no perder poder adquisitivo. En este sentido, vemos con buenos ojos la renta fija corporativa europea bien seleccionada, la deuda corporativa emergente, tanto en divisa local como en hard currency, los bonos High Yield pero siendo muy selectivo.
Evitaríamos activos que han sido refugio, como el bund alemán y los bonos del Tesoro estadounidense.

Perspectivas y oportunidades de inversión en la renta variable para 2013
Teniendo en cuenta los tipos de interés muy bajos, vemos valoraciones especialmente atractivas en la bolsa europea, activo que creemos que será la mejor opción de inversión este año.
Esperamos que la bolsa americana aporte una rentabilidad del 8%, y un 10% la bolsa europea. En España, en concreto, somos positivos y creemos que el sector financiero ha mejorado, por lo que lo consideraríamos una buena apuesta.
Los mercados emergentes nos parece que ofrecen bastante valor, especialmente el mercado chino y algunos de Latinoamérica y Asia.

¿Por qué ha vuelto el apetito por el riesgo y qué tiene que pasar para que se mantenga?
Por una mayor confianza en la resolución de la crisis europea, en gran parte, gracias a Draghi, que avisó de que haría lo necesario para salvar el euro. Contempla la compra de deuda a 3 años, para que las primas de riesgo bajen, lo que se ha traducido en apetito por el riesgo y subida de las bolsas. También la situación de tipos muy baja es un detonante para la inversión en activos de riesgo.
En Europa los niveles de inversión de inversores extranjeros están en mínimos y, en el momento en que entren a invertir estos actores las bolsas se animarán y también activará a otros inversores.
Creemos que es un año para hacer cartera y aprovechar las correcciones. La volatilidad va a seguir en el mercado, por lo que no hace falta entrar mañana con toda la inversión, si no que hay que ser selectivo y dejarse asesorar por un experto.

No descartan un rescate suave de España, ¿por qué?, ¿cómo afectaría al mercado?
España podría pedir un rescate ‘suave’ porque ya ha tomado gran parte de las medidas que esperaría la UE –reformas estructurarles, reforma de las pensiones, reforma del sistema financiero, corrección de las cuentas públicas-. Por ello, las condiciones del rescate serían mucho más leves que las de otros países.
Definitivamente mejoraría el mercado, pues ya se habrían anticipado gran parte de las medidas, quedarían pocas a tener en cuanta y se reduciría el coste de financiación de la deuda con unas cuentas públicas en superávit. Financiarse hoy en día a un diferencial del 2% le vendría muy bien a la economía española, a la inversión en España y a la bolsa