Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza la actualidad empresarial y macroeconómica mundial. 

"A corto plazo estamos fallando en la superación de importantes resistencias, si las superan, subiremos un 3-9% hasta final de año"

Repsol está cayendo con fuerzas tras la presentación de sus resultados de los nueve primeros meses del año. Pese a que han sido unas cifras en línea con lo esperado, ¿qué es lo que no está gustando?
Me recuerda a lo que pasó con Santander, que presentó unas cuentas en consonancia con lo esperado, pero cayó y, es que, están en desgracia. De hecho, Santander y Repsol son los que más puntos le están sustrayendo al Ibex este año.

Las cuentas de Repsol no me parecen sorprendentemente malas, pero recibe un castigo porque, ante la ausencia de catalizadores positivos, se comportan mal.

Ayer Reuters filtró que el BCE está valorando comprar bonos de regiones y ciudades. Medida prevista para marzo de 2016. ¿Qué supondría que el organismo ampliara el espectro de activos que compra?, ¿corremos el riesgo de que cree una burbuja?
La burbuja ya está creada, pues la curva de bonos soberanos europeos está muy hundida en los cortos plazos. En un momento dado, el BCE dejará de comprar este papel y, al desaparecer la expectativa de que va a haber una demanda fuerte y mantenida, habrá una venta masiva. Los precios de los bonos europeos están sostenidos bajo la hipótesis de que el BCE va a seguir siendo un fuerte demandante. El objetivo del BCE es inyectar dinero al sistema, no comprar un bono a un buen precio; los bonos sólo son un vehículo. Así, con lo que se queda el mercado es con la cantidad que va a inyectar mensualmente a la economía, no con qué bonos va a comprar. De hecho, si hubieran filtrado la cantidad de bonos que va a comprar, no qué tipo de bonos, habría causado mayor efecto.

Además, el BCE también está pensando en hundir la tasa de depósitos aún más para que le salga un nuevo espectro de bonos que puedan ser comprables. Al final de lo que estamos hablando es de que inyecte dinero para aumentar la liquidez.

En cambio, ¿el mercado está descontando con mayor probabilidad una subida de tipos en EEUU en diciembre?
Se está descontando con mayor probabilidad en el mercado de divisas, con la fortaleza del dólar. Salvo que de aquí a diciembre tengamos un shock geopolítico o económico de aquí a diciembre, la Fed subirá tipos y, aun así, no será un drama para los mercados.

Con respecto a la incertidumbre geopolítica, estamos teniendo episodios en Portugal por el posible nuevo gobierno de coalición de izquierdas. ¿Cómo podría afectar esto a las compañías españolas con presencia en el mercado luso?
Aunque tienen exposición a Portugal, no es un país extremadamente relevante en las carteras de estas empresas. En 2011 y 2012, cuando Portugal fue rescatado, las noticias del país afectaron y hubo contagio por la prima de riesgo a otros países que estaban en riesgo. Aquello sí afectó al sector bancario español, pero era un contagio a través de distintos activos y no por exposición concreto de empresas.

Entonces, ¿se puede circunscribir la afectación al mercado portugués propio, de RF y RV?
Sí, pero de forma muy acotada.

En los últimos días hemos visto revisiones de previsiones de PIB de España. BBVA pronostica que nuestra economía crecerá un 2,7% durante el 2016, el mismo pronóstico hace la OCDE, la Comisión Europea, mientras que el FMI vaticina un 2,5%... Todas estas previsiones están por debajo del 3% proyectado por el Gobierno. ¿Cree que en 2016 no creceremos tanto?, ¿es porque se teme un cambio de gobierno?
No sé hasta qué punto ese factor número esté incluido en las previsiones. Realmente, si nos fijamos en las previsiones para el 2016 que han lanzado a lo largo de todo el año, todas han estado por debajo del crecimiento esperado para 2015. Lo cierto es que en 2016 va a ser complicado mantener el crecimiento tan robusto que hemos tenido y, es que, en 2015 hemos asistido a una reversión a la media. Según la estadística, cuando una variable sufre un castigo elevado, en un momento dado acelera el rebote hacia la media. Este año este efecto estadístico ha sido muy fuerte y en 2016 no tanto.

Si es cierto que hay miembros del gobierno que consideran que muchas inversiones en el mercado español se están retrasando hasta que se desvelen las dudas en las elecciones y en el tema catalán.
Lo que está claro es que el petróleo va a seguir en los precios actuales y la política del BCE continuará, dos vientos de cola que seguirán el próximo año.

¿Espera que duren las incertidumbres en ciertos países emergentes el año que viene?, ¿qué países?, ¿mejor abstenerse de tener exposición en la cartera a ellos?

Los países emergentes y no emergentes cuyas economías dependen mucho de las materias primas, desde Brasil hasta Noruega, no pasan por ser opciones atractivas de inversión en el medio y corto plazo. Tampoco pasan por ser una inversión las propias materias primas. Además, en próximos meses vamos a implementar una nueva variable, la subida del dólar, que va a afectar negativamente a las materias primas, perjudicando adicionalmente sus precios y, por extensión, a las economías exportadoras.

¿Qué evolución espera de aquí a final de año de las bolsas?
A corto plazo estamos fallando en la superación de importantes resistencias, como los 11.000 puntos del Dax, los 2.100 puntos del S&P 500, etc. ahora creo que estamos consolidando y, en un momento dado, habrá un ataque exitoso a esas resistencias y, cuando las superemos, estaremos ante el tercer impulso alcista desde el 29 de septiembre y, de aquí a final de año podríamos subir entre un 3%-7%.