Luces y sombras para los mercados con los últimos acontecimientos. Del impacto de Popular, el futuro del Ibex, el BCE y las turbulencias en el petróleo, hablamos con Jose Luis Herrera, premium client associate de CMC Markets.

Banco Popular es un lastre menos para el Ibex, ¿hacia dónde se dirige ahora el selectivo?

El índice ha comenzado la jornada con lo que parecía la superación de una zona importante para el corto plazo, los 11.000 puntos, que para mí es más nivel psicológico, aunque están los 11.250 como referente un poco más arriba. Pero sin embargo, se ha dado la vuelta, el cierre de la sesión, de hecho, en los niveles actuales podría suponer una ruptura en falso y, por tanto, una señal que podría dar pie a un recorrido bajista.

De todas formas, hay una directriz alcista acelerada, donde se ha ido apoyando el precio en diferentes ocasiones (mayo, antes de ayer…) y su prolongación nos daría un apoyo en los 10.830 puntos, que es donde pienso que podríamos situar al Ibex en el caso de que hubiera un retroceso.

Pero seguimos en los mismos niveles a pesar de todos los acontecimientos (bancos centrales, compañías concretas, etc.). Los índices, salvo Estados Unidos que sigue cosechando máximo tras máximo, permanecen en un rango de lateralidad y de sopor.

Vea también: "Con la compra de Popular se despeja la incertidumbre en el sector financiero, Me fijaría en Bankia o Sabadell"

¿Cómo ves a la banca española?

Si nos centramos en el comportamiento que están teniendo los dos grandes, Banco Santander y BBVA, tras la noticia de Banco Popular están respondiendo bastante positivamente.

Por el momento, la primera, a pesar de la ampliación de capital, lo está haciendo bastante bien. Técnicamente, la gran caída que había tenido desde 2014, cuando cotizaba cerca de los 8 euros, hasta los mínimos de la jornada posterior a Brexit, prácticamente hace un año, la recuperación que ha tenido con esos ortodoxos mínimos crecientes se ha detenido por el momento en el 68,1% de Fibonacci, nivel de cierta referencia.

Algo similar ocurre también con BBVA, se ha parado en una zona que supone esa proyección de toda la gran caída previa.

En el más corto plazo, Banco Santander, además en una alcista acelerada se apoyaba, al conocerse la compra de Popular en las caídas iniciales que conllevaba, en una zona que intradía, o dentro de la vela semanal, ha sido incluso una situación de vuelta que eran los 5,60, nivel de referencia en el corto plazo. En la medida en que sea capaz de respetar ese precio, y continúe con la recuperación hasta la siguiente resistencia, en los 6,35 euros, incluso con vistas a superarlos, podríamos pensarlo que es un sector en el que podemos seguir confiando. Siempre vigilando que no se pierdan niveles de referencia en el corto plazo.

En el caso de BBVA la situación es muy parecida. La recuperación de las fuertes caídas previas se ha producido en un tramo importante a nivel de Fibonacci. En este rango, en esta cierta lateralidad, podría desenvolverse la cotización hasta que no se rompan resistencias o soportes.

Vea también: Banco Popular es la excepción que confirma la regla de la banca española

En negativo, muchos pequeños valores (OHL, Gamesa, Liberbank…) están sufriendo la pérdida de confianza del pequeño inversor, ¿oportunidad de compra o mejor mantenerse alejados?

Estamos metiendo en un mismo saco a valores que tienen una situación muy diferente. El caso de Liberbank, por ejemplo, el aspecto técnico que ofrece es terrorífico, perfectamente podría ir, al margen de la posible sobreventa o rebotes que puedan producirse, al origen de todo el movimiento que serían los 50-52 céntimos por acción. Mucha precaución.

Si hablamos de OHL o Gamesa la situación técnica es diferente. La primera, por el momento, se ha apoyado en los mínimos de esta semana, en los 2,35 euros, que era un nivel que no veía desde noviembre. Si la jornada de este viernes finalizara en los niveles actuales, podríamos incluso pensar que la vela que desplegaba el jueves, pues se interpretaría como un martillo, que habría que confirmar, pero es una figura que muestra un cambio de tendencia y podría tener cierta proyección alcista.

Por su parte, en Gamesa hay en todo momento una ortodoxa evolución del precio apoyándose en una línea de tendencia, desde enero de 2015, que en ningún momento se ha perforado, ni si quiera se ha visto amenazada.

Además, para ambos valores sigue habiendo noticias buenas.

Vea también: Las pequeñas activan la primera alerta y entran en fase de consolidación

El Banco Central Europeo (BCE) parece endurecer su discurso sobre los tipos, mientras, la Reserva Federal (Fed) duda ante los últimos datos macro y la inestabilidad en torno a Trump, ¿cómo ves ahora al cruce euro/dólar?

Es cierto que desde la zona de los 1,04 tiene una evolución alcista. Los 1,1030, aproximadamente, eran un nivel de control que se superó finalmente; los 1,13 son el siguiente. En estos precios, de momento se ha detenido, habrá que ver si continúa al alza, que a priori hay bastante posibilidades hasta la zona del 1,15, que sería el siguiente nivel de resistencia. En el corto plazo, pienso que el sesgo va a continuar siendo alcista.

Finalmente, las turbulencias mandan en el petróleo, ¿cuáles son sus previsiones para el crudo?

Se está dando mucha importancia a la capacidad que tiene el mercado de absorber la gran oferta de petróleo que hay. La última reunión de la OPEP, por su parte, ha decepcionado claramente.

Técnicamente, para el West Texas hay una zona de soporte, que no debería perder en el corto plazo, que son los 44-45 dólares, porque si no podría continuar la debilidad. Pero yo pienso que estamos ante un rango, que a diferencia del que había meses atrás (entre los 50-54), el de los 44-49, en el que más o menos están cómodos tanto productores, como exportadores.

Vea también: Los sobresalientes se encuentran en el mercado inmobiliario