La economista da su visión sobre los retos económicos a los que se enfrentará el mercado en los próximos meses: la evolución de China, el proceso de subida de tipos de interés en Estados Unidos, la evolución del precio del petróleo, Grecia o el Referéndum de pertenencia a la UE que podría realizar el Reino Unido el próximo mes de septiembre.
 
¿Cree que la situación en China compromete el crecimiento económico en el resto de regiones?
Cuando hablamos del crecimiento mundial que esperamos el año que viene en torno al 3,3% estamos descontando que China va a crecer en torno al 6,5% o 6,6%. Un crecimiento por debajo de esos niveles si podría frenar el crecimiento mundial. De momento no estamos viendo ese crecimiento más bajo. De hecho creemos que el final del año en China ha sido mejor de lo que descuenta el mercado. Probablemente cuando se empiecen a conocer datos reales, y veamos unas cifras mejores yo creo que probablemente el mercado ya se va a asentar un poco. Riesgo en la recuperación sería si no cumpliera el crecimiento en torno al 5%, pero eso ahora no lo vemos.

¿Cómo valoran las medidas que están tomando las autoridades chinas?
Yo creo que es un problema de comunicación. Creo que se están enfrentando a un cambio de crecimiento económico que es difícil, pero sobre todo se enfrentan con un mercado de capitales que hasta ahora era muy limitado, que era solo para ellos. Como ha comenzado a abrirlo hay mucha más inversión extranjera y tienen que ser mejores a la hora de comunicar su política. Efectivamente antes de tomar medidas como la semana pasada –que luego tienen que retirar en cuatro días- tienen que ser conscientes de saber comunicar al mercado. Eso es algo que Yellen, de la FED o Draghi son expertos y eso forma parte también en meterse en la economía global mundial globalizada.

¿Se puede modificar de alguna manera el calendario de la FED para subir tipos?
Ahora mismo creemos que la FED va a subir tipos en marzo, debería subir 25 puntos básicos y probablemente en junio otros 25 pb y dependiendo de cómo vayan los datos en septiembre podría haber otra subida. No debería haber más, y sí podríamos ver menos si toda esta volatilidad genera miedo, unos indicadores en EEUU peores y ya veíamos a algún miembro de la FED que decía que no ve la necesidad de subirlos en el primer trimestre. Podría retrasar el calendario si sigue la volatilidad.

Para una economía como la americana creciendo al 2% subir los tipos subir hasta tres veces hablaríamos de tipos hasta el 1% que siguen siendo muy bajos. No frenaría el crecimiento de Estados Unidos y le daría margen a la FED para poder cambiar su política poco a poco, gestionar mejor los vencimientos de deuda, ese tipo de cosas.

Ustedes prevén hasta tres subidas de tipos de interés en EEUU, ¿a pesar del periodo electoral?
No, tres veces: marzo, junio y septiembre. Más de tres veces no lo veo. El periodo electoral es en noviembre y en octubre me parecería difícil que subiera los tipos porque la FED no se metería en campaña electoral.

¿Qué otras alternativas tiene la FED si decide o no subir los tipos?
Hasta ahora puede gestionar los vencimientos de deuda. Ellos tienen una cartera de deuda y lo que están haciendo hasta ahora es reinvertirlo. Bueno, pues podrían no reinvertirlo y dejar que esa deuda venza y no participar más en el mercado. Eso lo pueden cambiar en el segundo semestre sin tener que subir los tipos.

Hay estudios que apuntan a un barril de crudo a 20 dólares, ¿entra en sus previsiones?
En esos 20 dólares a corto plazo… el suelo del barril a corto plazo es muy difícil de valorar porque no es un problema de dudas sobre China porque si se ven datos positivos podría haber un freno. Está claro que hay una sobreoferta de crudo, que los países con déficits fiscales elevados están sobreproduciendo sobre las cuotas de la OPEP y eso lo que hace es que la oferta suba en vez de bajar. Mientras más se saltan los países esas cuotas, más puede caer el precio.

¿Llegar a 20 dólares? Es un poco agresivo a corto plazo, o a 25, pero sí que podría ocurrir en el corto plazo. Sí que es verdad que a medida que avance el año el precio se va a recuperar y podría llegar a 40, 45 o 50 dólares, si todo va bien.

¿Cómo impactará una caída de este tipo en las economías más dependientes del petróleo?
Hay países exportadores que están sufriendo mucho. Se habla mucho de Rusia aunque a este país le están pesando más las sanciones económicas que el crudo. Incluso las economías del golfo, que son economías que dependen del crudo y que hasta ahora tenían un superávit fiscal enorme y hay alguna que ya tienen déficit.
Realmente puede provocar recesión en economías productoras. No en las grandes tipo Arabia porque produce muy barato, pero en otras más pequeñas incluso del golfo, sí.

¿Cree que los mercados seguirán guiándose más por los datos macro que por los fundamentales de las economías?
Ya llevan muchos años en que realmente los fundamentales de las compañías se tienen muy poco en cuenta en la medida de que, si todo cae y mi compañía tiene unos fundamentales mejores, pues cae menos, pero cae menos. Yo creo que esto se va a mantener. Hasta ahora la bolsa se ha movido mucho por los bancos centrales y esto se va  a mantener. Pero lo cierre es que tanto en las subidas como en las bajadas las compañías con mejores fundamentales lo harán mejor.

Han comentado que Grecia podría seguir moviendo los mercados, ¿en qué sentido?
Grecia está ahora en su tercer programa de rescate y hasta ahora está cumpliendo lo exigido. Yo no creo que vayamos a ver un episodio como en el año 2015, pero si es cierto que es un programa muy ajustado que hay que cumplir y que ahora la UE no se va a dejar engañar. Es decir, que lo tiene que cumplir sí o sí.
Por tanto cada vez que veamos una visita de la antigua Troika a Atenas podremos ver titulares, aunque a la postre Grecia va cumplir con todo, aunque podemos ver volatilidad cada vez que hay revisión.

¿Vendrá algún tipo de inestabilidad de Reino Unido ante el próximo referéndum?
El Reino Unido es una economía que lo está haciendo muy bien. Su ciclo se parece mucho al de EEUU. Si no fuera por el referéndum creemos que podrían subir los tipos este año: su economía crece y la inflación está por encima del 2,5%.

Lo que nos frena esa previsión es el referéndum. Nos parece difícil que el Banco de Inglaterra se vaya a embarcar en una subida de tipos con la incertidumbre que genera el referéndum sobre la pertenencia de la UE que podría ser en septiembre.

No creemos que se vaya a frenar la recuperación porque hay factores como la recuperación del mercado inmobiliario y el mercado de trabajo funcione bien, pero hay cierta volatilidad y no creo que el BoE se arriesgue subiendo los tipos.