Reig Jofre ha cerrado 2017 con un incremento de las ventas del 4,3% gracias a la evolución del área de especialización tecnológica y áreas terapéuticas. El resultado neto creció un 14,9% hasta los 8,8 millones de euros. Hablamos de ello con Ignasi Biosca, consejero delegado y Roser Gomila, directora financiera corporativa de Reig Jofre.

Han mejorado sus resultados de 2017 con el incremento de las ventas de las dos partidas que tiene el grupo: especialización tecnológica y área terapéutica y de cuidados de salud. Si nos quedamos con la primera, han mejorado la línea de antibióticos gracias a la recuperación del suministro de determinadas materias primas en el cuarto trimestre. ¿Cómo evolucionará este segmento?¿Se ha reestablecido completamente el suministro?

Ignasi Biosca. Hemos estado unos cuantos trimestres con problemas de suministro de materias primas, que son la base de los antibióticos que nosotros trabajamos – derivados de penicilina – que son productos de fermentación, que tiene proceso productivos complejos y muy especializados con lo que hay pocas compañías en el mundo que puedan hacer estas primeras materias a partir de las cuales se van desarrollando las distintas variedades de antibióticos. Esto nos ha condicionado dos trimestres de 2016 y tres de 2017 y no ha sido hasta el último trimestre cuando hemos recuperado (parcialmente todavía) el suministro. Con esto hemos podido empezar a servir a determinados mercados y clientes donde teníamos la posibilidad de maximizar margen y precio, y por tanto hemos tenido rentabilidad sobrevenida ligada al problema que teníamos de oferta y demanda. Entendemos que durante 2018 el volumen total se irá restableciendo pero no pensamos que sea hasta 2019 cuando esté totalmente normalizado con lo que 2018 es un año en el que todavía estamos creciendo en volúmenes para, en 2019, tenerlo completamente restablecido.

Es una partida que pesa mucho en el negocio total del grupo, en torno a un 30%, por lo que es importante fortalecerla…

Ignasi Biosca. Exacto. En 2016 tuvimos una caída del 16% en esa división y en 2016 ha sido una caída del 1%, que no  es undato positivo pero sí desde el punto de vista de que hemos frenado la caída. Dado que en este último trimestre hemos recuperado parte de la frenada de caída, esperamos volver a niveles anteriores. La compañía ha hecho esto sin desmontar estructura, con lo que nuestra base de empleados y salarial se mantiene, porque entendíamos que era un tema puntual. Y ahora estamos fabricando de forma importante pero todavía condicionados por ciertos problemas de  falta de suministro y pendientes de cómo evolucionan los precios del mercado en próximos meses.

Han mejorado la línea de antibióticos pero también la de productos inyectables. Es el segundo año de fuerte crecimiento, ¿van por ahí las inversiones de cara a a próximos meses?

Ignasi Biosca La línea de inyectables tiene un crecimiento muy relevante, de más del 23%, y estamos muy satisfechos con el crecimiento de esta división y, dentro de ésta, con los productos estériles y liofilizados. Esa subida importante es la que ha compensado la caída de los antibióticos para poder dar el crecimiento del 6,2% dentro de la división de especialización tecnológica. En cuanto a inversiones, tenemos compromiso de inversiones importante en el ámbito de los antibióticos, de hecho en este ejercicio vamos a finalizar la instalación de una nueva línea de nuestra planta en Toledo, que nos va a dar un aumento de la capacidad del 33% con un aumento de productividad del 20% y que nos permitirá acceder a determinados clientes y mercados a nivel mundial donde podamos aumentar la propia rentabilidad de los productos.

A nivel geográfico en 2017 consolidaron su presencia internacional. Francia, Suecia y Reino Unid son sus principales mercados después de España. ¿Qué mercados tienen como objetivo?

Ignasi Biosca. Estamos especialmente satisfechos del desarrollo de los mercados europeos pero también del ehcho de que después de Francia, Suecia, Reino Unido e Irlanda tenemos a Japón, que para nosotros era una apuesta estratégica de hace años. Hemos trabajado mucho para poder acceder a lo que nos pedían  tanto las autoridades como nuestros clientes. Más allá de nuestra aventura en Japón, que supone un 3% del total de las ventas, estamos trabajando para que en 2018 podamos entrar en el mercado Indonesio con un anestésicon inyectable de uso hospitalario de última generación, de acción ultracorta, que es un producto que nunca ha estado presente en ese mercado. Un país que está creciendo de forma importante con clases medias y altas que se desarrollan de forma parte y que quieren tener acceso a productos de primera calidad a nivel mundial con estándares europeos y que están dispuestos a pagar por ello.

Foco 2018 Indonesia y Foco 2019 entrar en EEUU con un antibiótico inyectable de amplio espectro producido en la planta de Toledo de la mano de un partner local y que pensamos que nos puede permitir entrar en un mercado tan grande como el europeo a unos precios superiores y con un producto muy específico y de poca competencia.

Roser. ¿nos puede detallar como han financiado la expansión y las inversiones porque sorprende, de forma positiva, que hayan conseguido reducir deuda haciendo esas inversiones de las que estamos hablando? ¿Cómo ha evolucionado el flujo de caja?

Roser Gomila. Los planes de inversión y crecimiento de Reig Jofre en los últimos años se fundamentan en un nivel de inversión elevado   y sostenido que estamos viendo, este año han sido 17 millones de euros. con lo que estamos en niveles de inversión parecidos a los niveles de Ebitda y resultados. ¿Cómo hemos hecho esto y además hemos devuelto deuda? Por una política de eficiente de gestión del capital circulante. Además de invertir de forma significativa, pero muy eficiente, en proyectos de retorno, el otro eje es que el circulante está en los niveles estrictamente necesarios para el nivel de actividad. Esto requiere de mucho rigor. Los niveles de existencias han  bajado en cinco millones de euros, esto da una entrada de liquidez que va a financiar inversiones o devolver deuda. Los deudores también se han reducido. Lo que ha pasado es la convergencia de un Ebitda sólido y sostenido, gestión del circulante muy buena y que ha permitido financiar las inversiones y además devolver deuda a los bancos, cosa que nos situa en una posición de deuda cómoda -1,16x deuda/ebitda- que es un ratio que da cierta comodidad y tranquilidad pensando que se pueden acometer proyectos de futuro interesantes.

¿Cómo van a financiar estos proyectos de crecimiento?

Ignasi Biosca. Tenemos dos grandes ámbitos de inversión.   Crecimiento en áreas de especialización tecnológica, que es inversión tanto en la creación de producto (I+D) como en inversiones industriales, que estamos financiando con recursos propios. Entendemos que son invrsiones que tenemos que ir  financiando con la propia generación de caja de la compañía.

Por otro lado, buscamos inversiones que puedan venir del ámbito comercial, de la comercialización de nuestros propios productos, y ahí estamos atentos a oportunidades de crecimiento no orgánico donde plantearíamos la posibilidad de financiarlo con ampliación de capital. Este modelo es el que seguimos.

Una vez que consoliden  este crecimiento que me están comentando, ¿tienen en mente cambiar la política de retribución al accionista, actualmente bajo la fórmula del scrip dividend?

Ignasi Biosca.El consejo de administración tiene claro que quiere mantener la política de dividendos que tenemos. En el año 2016 no hubo dividendo, en 2017 el consejo propuso a la junta que aprobara el dividendo en forma de scrip para, en 2018, seguir el mismo modelo. Pensamos que es un modelo que se adapta a las distintas tipologías que Reig Jofre tiene dado que al final tenemos tipos de accionistas distintos y pensamos que es un modelo – en un entorno de compañía que está en pleno crecimiento – que tiene sentido poder dar la opción a los disitntos accionistas de que se acojan a una retribución en cash, en acciones o vendiendo los propios derechos en el mercado secundario.

La familia Reig detrás del vehículo inversor Reig Jofre Investments es propietario de un 73% de la compañía, tenemos un segundo inversor comprometido con el proyecto que es Natra, que controla un 13% y el resto del capital,  en torno a un 13%, es free float. La familia Reig es consciente de que nos interesa aumentar el free float y aportar el máximo número de acciones al mismo para que la cotización tenga un volumen más elevado, puso un capital en el mercado a base de vender en el mercado secundario sus derechos. Esto ha hecho crecer el free float en 2017 un punto sobre 13 con lo que es un crecimiento de casi el 8% de la compañía.

Una de las preocupaciones que hay de estas compañías es la iliquidez que tienen pues habitualmente no están en el radar de los analistas. Ya que me ha hablado de Natra, que tiene un 13% del capital, se ha comentado que podría  venderlo. ¿habéis recibido interés por parte de algún inversor institucional para comprar ese porcentaje o hay interés de la Familia Reig en incrementar el free float?

Ignasi Biosca. Como compañía nos interesa que aumente el free float de la compañía. Para llegar ahí tenemos tres caminos: una operación corporativa, donde buscaremos alternativas; por otro lado, Reig Jofre Investment podría poner acciones en el mercado, pero ya puso en el momento del dividendo todos los derechos a la venta de forma que entrara casi el 8% más del free float que hay existentemente en los mercados pero entendemos que Natra anunció que tenía interés en poner a la venta su participación. Como compañía estamos 100% a disposición de Natra para hacer una venta ordenada de su paquete, estaríamos encantados. El año pasado en sus cuentas anuales pusieron la participación disponible a la venta a corto, con lo que entendimos que durante 2017 Natra avanzaría en ese proceso. También es cierto que si Natra quiere quedarse, estaremos encantados de mantenerlo en el Consejo y seguir haciendo crecer este proyecto.