Con un BCE que ha satisfecho al mercado, los expertos creen que ahora la mirada está puesta sobre el sector financiero. Axel Laroza, gestora de Lazard cree que algunas entidades podrían suspender los test de estrés, lo que les hace mirar hacia sectores como el de construcción. 

Todavía vemos en los mercados algo de resaca de la decisión adoptada por Mario Draghi ¿Qué valoración hace de esta reunión? ¿Cumplió Mario Draghi con las expectativas?

“Sí. El BCE ha satisfecho al mercado. Para empezar los TLTROs son una buena medida para incrementar la liquidez del mercado y podría permitir a los bancos reevaluar el valor de mercado de la deuda soberana que tienen en cartera a precios de mercado y conducirá a generarles ganancias adicionales en sus cuentas. Combinado con los ABS que representarán el 10% del PIB de la zona euro, una cifra significativa puesto que aumentará también la liquidez y respecto al mercado de bonos se verá un incremento del mercado de préstamos y bonos corporativos.

Además, la intervención sobre los tipos de interés, incluso aunque ya se encuentren a un nivel muy bajo, tendrá un gran impacto sobre el tipo de cambio, empezando porque nosotros ya anticipamos una devaluación del euro respecto al dólar, sobre todo, en el momento en el que la Reserva Federal, se está acercando cada vez más hacia una subida de tipos este año o al comienzo del próximo”.

Unas de las grandes beneficiadas de este programa de compra de titulizaciones podría ser la banca. Con los datos del primer TLTRO sobre la mesa ¿cree que puede ser un buen momento para invertir en bancos en este momento?

“Es difícil de decir. Los AQR (Asset Quality Review) se darán a conocer a finales de octubre –han sido ligeramente postpuestos- cuando estaban previstos para principios de octubre. Creemos que algunos podrían suspender estos test y por eso somos muy cautelosos. Tenemos exposición (la cartera del fondo) a bancos muy defensivos que no están, en absoluto, expuestos al riesgo de estos AQR.

Los primeros movimientos que vimos en los mercados tras esta decisión fue de euforia. A los mercados les gusta la liquidez – lo hemos visto con las medidas llevadas a cabo por la FED – ¿Cree que en Europa ocurrirá lo mismo?

“Sí. Creemos que los nuevos LTRO y los AQR incrementarán significativamente el balance del BCE. Como acabo de decir, inyectarán en el mercado en liquidez el equivalente al 10% de la economía de la eurozona. Pero las medidas parece que podrían tener un impacto positivo sobre las bolsas europeas gracias también a las ventas de las compañías y sobre las ganancias, para las que estimamos un crecimiento el próximo año”.

Este verano hemos tenido la situación de Ucrania, Irak…conflictos que han provocado vaivenes en los índices. Aparte del BCE ¿qué incentivos tiene el mercado para seguir subiendo?
“En muchos sectores, los inventarios permanecen bajos y esperamos que vuelvan a crecer de nuevo. Esto llevará a una mejora de los márgenes operativos que permitirá el aumento de los beneficios a medio plazo”.

En octubre tenemos de nuevo etapa de publicación de resultados empresariales. ¿Qué espera?
“Hay dos elementos fundamentales que darán soporte a los beneficios empresariales en los próximos trimestres. El primero de ellos es el tipo de cambio (divisa). La tendencia verdaderamente errónea de comienzos de año se ha revertido con un euro volviendo a caer.

La segunda cuestión es el precio del crudo, que subió algo en junio hasta 115 dólares por barril, pero que ahora ha caído de una forma muy acusada por debajo de los 100 dólares por barril y que ayudará a las compañías con fuerte exposición al precio de la energía.

¿Qué sectores creen que podrían sorprender al alza?
“Algunos sectores como el de construcción, materiales de construcción dentro de la eurozona que se encuentran a unos niveles muy bajos en términos de ciclo económico”.

¿Alguna de ellas es española?
“Quizás alguna. Y se están produciendo iniciativas relativas a los impuestos, por ejemplo en Francia, que pueden impulsar (a las compañías) a regresar a la recuperación desde una situación inferior”.

¿Cuáles son las principales posiciones del fondo que usted gestiona, el Objectif Alpha Europe?
“Tenemos 40 compañías en cartera con idéntico peso porque no queremos tomar riesgos individuales. Ninguno de los riesgos particulares podría tener un impacto negativo en el comportamiento del fondo.

Tenemos exposición a bancos, bancos defensivos; los AQR podrían generar nuevas oportunidades de cara a tomar posiciones en entidades con riesgos mayores; también a bienes de capital que generar rentabilidad con operaciones apalancadas respecto a la recuperación de la demanda”.

Es un fondo que persigue alcanzar una rentabilidad igual o superior al Stoxx600 ¿qué estilo de gestión siguen?
“Seleccionamos compañías que están infravaloradas, lo que no quiere decir que estén baratas. Se encuentran infravaloradas porque el mercado estima a la baja su capacidad de crear valor a corto plazo.

Además, en compañías con apalancamiento operativo, apalancamiento financiero elevado que se encuentran en fase de recuperación que tienen visos de superar a su benchmark.

¿Cómo controlan el riesgo?
“Como ya he dicho tenemos 40 compañías en cartera, ninguna de las cuales sería capaz de impactar negativamente en ella en caso de que nuestro escenario manejado fuera mal. Contamos con ciertas herramientas que podrían indicar algunas correlaciones o garantías o seguros y podríamos modificar ese portfolio hacia una mejor dirección”.