Normalmente los fondos de inversión tienen diferentes clases de acciones, a pesar de que se esté invirtiendo en la misma cartera del fondo. Pero los inversores deben considerar, aunque es la labor del asesor comercial,  indicarle o seleccionarle la mejor clase dependiendo del monto a invertir, ya que las diferencias en las comisiones cobradas son significativas.

Pero antes de esto, vale la pena comentar que cada clase del fondo tiene un identificativo diferente, además de las letras, y es el ISIN. El acrónimo ISIN corresponde a International Securities Identification Number, es un código que tiene la finalidad de identificar de forma unívoca y a nivel internacional los valores mobiliarios, entre ellos los fondos.  Las Agencias Nacionales de Codificación son las responsables de asignar el código ISIN en cada país, y consiste en 12 caracteres alfanuméricos.

Pero además los fondos de inversión se clasifican en clases porque las hay para cliente minorista, institucional, de banca privada y también clases limpias (que no tienen comisiones o incentivos en su comercialización y por tanto son más baratas las comisiones) clases de distribucióno de acumulación, clases con divisa cubierta o no, y otras que se verán en la nota. Y cada clase tiene su propio ISIN que será el identificador que deberíamos tener en cuenta a la hora de comprar, traspasar o vender un fondo.

Generalmente lo que veremos es un producto con el mismo nombre y únicamente cambia la parte final con algunas letras. De eso depende que las comisiones sean más altas o menos y que el importe mínimo de suscripción (compra) sea mayor o menor. Será más intuitivo si lo hacemos vía un ejemplo. Vamos a la web de Singular Bank y vemos esto:

En el primer caso, se trata del fondo BGF World Technology A2 EUR: se trata de un fondo de  la gestora BlackRock Global Funds (BGF), es un fondo que invierte en tecnología a nivel mundial (aunque para saber más sería conveniente que el inversor leyera la filosofía de inversión donde verá que dice “El Fondo World Technology busca maximizar los beneficios totales. El Fondo invierte globalmente, como mínimo, un 70 % de sus activos totales en acciones ordinarias de empresas cuya actividad económica predominante está en el sector de la tecnología”. Pues la clase aquí sería la A2, y en este caso la clase es en euros, porque el nombre incluye EUR. Pero si el inversor va a la web de la gestora comprobará que hay varias clases:

En el Prospectus del fondo se describe para quien va dirigida cada clase. A es para todos los inversores, mientras que la clase AI está únicamente disponible en Italia y a través de distribuidores específicos; a clase C son para clientes de algunos distribuidores; la clase D están destinadas a proveedores de servicios de asesoramiento independiente o gestión discrecional…. y las clases I, J y X son únicamente para inversores institucionales, etc. Pero repetimos, que es el banquero o el asesor financiero el que debe seleccionar la clase que se ajusta más al cliente, pero no está de más saberlo. Además, en este mismo documento establece el mínimo de suscripción, siendo de 5.000 dólares para todas las clases excepto AI, donde es 25.000 y las D donde es 100.000, etc...     Otra forma muy intuitiva es cuando vemos la terminación BP, que es la clase para clientes de Banca Privada.

Estrategias de Inversión

Por otro lado, hay unas clases que se llaman "clean shares" o clases limpias que no retroceden comisiones con los distribuidores/comercializadores, y por tanto son las comisiones más bajas para el cliente final.  Aunque es un problema que no todas las gestoras utilizan la misma nomenclatura para identificar las clases de los fondos, y mucho menos para las clases limpias. Pero hay plataformas (una podría ser Myinvestor) que ofrecen clases limpias en muchos fondos mutuos y para clientes minoristas.

Vale la pena reiterar que para evitar que "nos vendan gato por liebre" es importante intentar leer "Datos Fundamentales para el Inversor", el folleto del fondo y el prospecto del fondo.