No es algo tan común, aunque sí cada vez más extendido, pero se ha convertido, sin duda, en un rasgo distintivo de los fondos de inversión. Los expertos coinciden en que es un plus y un motivo más para confiar. 

“Es normal que en este tipo de fondos, el gestor o los gestores “de talento” inviertan parte de su patrimonio. ¿Qué mejor manera de convencer al resto de inversores que demostrar que estás comprometido con lo que haces y que estás dispuesto a riesgo tu dinero en ello?”, reflexiona Mar Barrero, analista de Profim Eafi.

Según esta casa independiente lo más fácil es que este patrón se cumpla en las conocidas como ‘boutiques independientes’, aunque no existe ningún regla escrita sobre el porcentaje, el capital o el límite que puede regir a cada gestor a la hora de destinar todo o parte de su patrimonio a la cartera que gestiona.

Además, en el caso de las grandes gestoras son muchos los casos en los que los gestores junior, antes de pasar a organizar una cartera concreta, gestionan parte del capital de la propia gestora.


10 fondos españoles
Hasta una decena de firmas cumplen con la condición de que su gestor invierta en la cartera que él mismo gestiona.

Es el caso del Belgravia Epsilon, gestionado por Carlos Cerezo, que es el más rentable de todos ellos con un 18% de ganancias en el año en lo que ha pasado a ser una media constante de los últimos tres años.

*Pinche sobre la imagen para ampliar

FONDOS DE INVERSIÓN



Abante Asesores
, casa que cuenta con fondos como Okavango Delta, de José Ramón Iturriaga, o el European Quality Equity, de Josep Prats, son otros de los casos evidentes de cómo una buena gestión puede derivarse de una implicación personal de sus gestores. El primero de ellos, con una rentabilidad del 14%, está centrado en la búsqueda de valor a través de pequeñas compañías españolas, mientras que el segundo, con unas ganancias del 17% en 2015, sólo puede invertir en compañías que superen los 10.000 millones de euros de capitalización en el mercado. Podemos referirnos también al Abante Pangea, de corte defensivo, que este año acumula una rentabilidad del 11,9%.

Gesconsult, a través de sus fondos de renta fija y renta variable, es otro ejemplo de ello. Sus gestores, Alfonso de Gregorio y David Ardura se implican personalmente en la gestión de estas carteras. la rentabilidad anualizada va desde el 4,1% para Gesconsult RF Flexible y un 14,20% en el caso del Gesconsult RV.

Si hablamos del universo de los fondos más conservadores, Cartesio X es otro de los casos en los que los gestores y fundadores invierten su patrimonio en él (también en el caso del fondo Cartesio Y).

De la casa Renta 4 se puede destacar el Renta 4 Pegasus, gestionado por Miguel Jiménez que es el mismo gestor que el fondo Renta 4 Nexus. En ambos casos con tímidas rentabilidad que van del 1,2% al 3,4% este año. En el segundo caso, la media histórica invertida en renta variable se encuentra en el 25%, a pesar del carácter flexible de la cartera.

De la gestora de Bankia, Miguel Sanabria invierte su propio patrimonio en el fondo que gestiona, Fonduxo, con un 9,9% de rentabilidad este año.

Y se podría ampliar el espectro a dos firmas catalanas como son EDM Gestión, cuyo fondo por excelencia, el EDM Inversión, de Joan Grau, es otro en el que uno de los partícipes es su propio gestor. Así como en el caso de la cartera del Mirabaud Equities Spain, gestionado por Nicolás Hormigos y Gemma Hurtado, y sobre el que este año están consiguiendo una rentabilidad del 12,5%.

*Pinche sobre la imagen para ampliar
FONDOS DE INVERSIÓN RF




*Agradecimiento especial a PROFIM Eafi por el asesoramiento recibido