Los expertos de UBS le advierten; si es usted un inversor conservador tendrá un problema a largo plazo ya que las rentabilidades de los activos no serán muy superiores al 1%. Por lo tanto, preocúpense por buscar alternativas y si es posible, empiece en 2015.

Para la firma en el contexto actual no cabe esperar rentabilidades a largo plazo para los inversores conservadores muy superiores al 1% anual. Y lo peor vendrá cuando llegue la inflación. “Cuando eso ocurra podría suponer un gran problema para algunos inversores, teniendo en cuenta las bajas rentabilidades previstas”.

Lo dicen en las previsiones para el próximo ejercicio que han hecho los directores de inversión de la firma suiza. En él dicen que el año que viene los mercados estarán marcados por muchas divergencias: geopolíticas, de crecimiento y de políticas monetarias; también en los activos financieros.

Mark Haefele, Global Chief Investment Officer de UBS Wealth Managementy UBS Wealth Management América, señala que "la magnitud y la frecuencia de las turbulencias en los mercados posiblemente aumenten en 2015, pero, con un crecimiento mundial todavía claro en términos globales, nuestro escenario de referencia sigue apuntando a unas rentabilidades positivas de los activos financieros en conjunto".

Con todo, los directores de inversión de UBS Wealth Management creen que los mejores activos para el año que vienen “siguen siendo la renta variable y el crédito”. 

rentabilidades



Además, mantienen una postura alcista en EE.UU. Así, Haefele asegura que “EE.UU. es nuestra apuesta más segura, y por eso constituye nuestra mayor sobreponderación. Es un mercado mucho más estable y presenta unas perspectivas de sólido crecimiento de los beneficios. Estados Unidos es el mercado donde más confío que obtendremos rentabilidades positivas. Quizás no sea el mercado con mayor potencial alcista, pero el banco central tiene flexibilidad y las empresas se financian con gran facilidad y aplican un control de costes sumamente efectivo.”,


Per y subidas




Para los expertos que quieren invertir a largo plazo recomiendan apostar por ciertos temas a largo plazo con catalizadores potentes y predecibles. Se refieren “al crecimiento de la población, o al hecho de que a medida que aumenta la renta personal se incrementa el consumo de proteínas o se necesita agua potable”.

Los analistas afirman que “aunque las fluctuaciones a corto plazo de los precios suscitan una gran preocupación, seguimos recomendando alejarse de los bonos con calificación alta y diversificar. De hecho, la diversificación puede ofrecer mayores rentabilidades para un nivel dado de riesgo y volatilidad”.

Afirman que entre las posibles opciones de diversificación se encuentran las inversiones alternativas, como hedge funds o private equity, “donde los inversores pueden captar una parte mayor de las primas de iliquidez”, explican.
Aseguran que “otra diferencia es que la renta variable sencillamente no presenta un potencial alcista tan elevado como el de hace dos o tres años. La gente debe tener expectativas de rentabilidad realistas, pero también del grado de volatilidad respecto a esa rentabilidad
”, alertan.

Para 2015 también esperan un incremento de la volatilidad de los mercados que podría llegar, incluso, a duplicarse “lo que creará un entorno de inversión mucho más arriesgado”, apuestan.

En cuanto a la renta variable afirman que “si bien prevemos un ligero repunte en términos globales de los tipos de interés, los rendimientos de los títulos de deuda pública y corporativa se sitúan en niveles extremadamente bajos.
Esto hace que, de cara a 2015, el entorno de inversión siga siendo favorable en general”.

Para otro de sus directores de inversión, Philippe Mueller, en situaciones complicadas de los mercados siguen siendo interesantes los dividendos. Apunta que “el período de reparto de dividendos va a comenzar pronto, en febrero y marzo; los inversores deberían anticiparse a ese período y posicionarse en acciones con dividendos de alta calidad.

Además, Mueller asegura que otro de los activos más propicios para el año que viene dentro de la renta fija serán las rising starts. “Es un momento oportuno para buscar los bonos de alta rentabilidad que muy probablemente vayan a recibir un ascenso de calificación. Estos bonos reciben el nombre de «rising stars» y normalmente se benefician de fuertes presiones técnicas de compra, pues pasan a ser una opción de inversión para un mayor espectro de inversores”.