José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV, analiza la situación fundamental de las compañías españolas que son noticia estos días. 

Telefónica ha emitido deuda por valor de 3.500 millones, la mayor emisión de la operadora en una década. En enero también emitió 1.750 millones y en el último medio año captó otros 3.400 millones, con emisiones históricas, como una a 35 años. ¿Se está cubriendo Telefónica ante una posible operación de salida a bolsa de O2?
En una situación de acceso a la financiación baratísimo, a unos niveles históricamente bajos, incluso a muy largo plazo, lo que estoy viendo en todos los directores financieros es que están refinanciando su estructura y abaratando sus costes financieros y, por otro lado, lanzando la deuda todo lo lejos que pueden. Esta ventana es un balón de oxígeno que es un efecto del QE del BCE. De hecho, compañías como ACS, con una bola ingente de deuda, habría colapsado si no es por los LTRO, en cambio, ha dado la vuelta a la compañía y ha aprovechado el tiempo que compra el QE para reestructurar.

Sí es cierto que en Telefónica el tema de O2 estaba bien tirado, pero el regulador lo truncó y luego vino el Brexit. Pero ahora creo que el Brexit + Trump está alineando el mundo anglosajón, evitando el aislamiento de Reino Unido frente a Europa. Hay un alineamiento de UK con EEUU y, desde mi punto de vista, la libra esterlina ya habría visto lo peor y debería recuperarse en el medio plazo. En este sentido, la venta de O2 se podrá reactivar en unos meses, mientras, Pallete está ganando tiempo esperando a que se recupere la libra.
 

La salida de Banco Sabadell de EEUU fue ampliamente aplaudida por el mercado. ¿Por qué si precisamente allí parece que la subida de tipos será la panacea de los bancos?, ¿Es que quizás Sabadell necesitaba esos casi 1.000 millones de euros de liquidez para algo?, ¿para qué?
Remitiéndome a las frases del Sr. Oliu, dijo que vendían este activo para centrarse en los negocios centrales dentro del banco, que no esperaban una operación corporativa a corto plazo, aunque no dijo si a medio o a largo, de hecho, yo creo que están reordenando activos. Además, el bueno momento de perspectivas para EEUU le ha permitido vender a un price to value de 1,95x y sacar unas plusvalías de 400 millones y una cifra de valoración de su filial americana que ningún analista tenía metida en sus números. Era un activos oculto, no valorado por las casas de análisis y justifica el rally que vivió la acción.
 

Telepizza salió de pérdidas tras ganar 10,6 millones en 2016. ¿Ya se puede confiar en la compañía?
En la OPV comentábamos que la mejor opción era no acudir porque no nos convenían los múltiplos y a los precios a los que salía, y la verdad es que fue un éxito porque se ha desplomado. Sin embargo, parece que ahora se está transformando la cuenta de resultados, pero a mí lo que menos me gusta de Telepizza es el valor patrimonial: es todo intangible, pues es el valor de la marca, que evidentemente tiene un valor muy importante, pero tiene una deuda alta, de 3x ebitda, y una situación del activos que se fundamenta en el intangible de la marca, te deja entrever que los recursos propios de la entidad son bajos para el apalancamiento que tiene. Hay un desfase patrimonial entre la deuda y el activo.

Sí es cierto que a nivel operativo están empezando a verse mejoras, están aplicando una expansión internacional para exportar el modelo de negocio a otros países y puede darle sus frutos a medio plazo y, dado el descuento al que ha cotizado en mercado, probablemente ahora sea más interesante de lo que era en la OPV. De hecho, no me extrañaría que hubiera una cierta recuperación de Telepizza, pero no podría un gran porcentaje de cartera.
 

Solaria se consolida por encima del euro tras comunicar que mejoró un 21% su beneficio en 2016 y tras lanzar al mercado un nuevo bono para reestructurar la deuda de un parque fotovoltaico en La Rioja.  ¿Qué le parece el nuevo rumbo que está tomando la compañía?
Me gusta mucho el rumbo que está tomando. Lleva 8 años reestructurándose. Cuando salió la OPV era un fabricante de paneles solares más un promotor de parque solares y, luego, la parte de promotor ha seguido siendo rentable y dando sus frutos, lo que le ha permitido sobrevivir. En cambio, dada la competencia de precios en los paneles, se ha hecho inviable esta pata de negocio y el cubrir todo el coste de desmantelar la parte industrial se ha comido los beneficios del grupo en la última década, llevándose la cotización a 0,50 euros. Ahora que se han centrado en la promoción de partes, han pasado de tener más de 1.000 empleados a sólo 26, la división industrial está totalmente apartada, desmantelada y provisionada, y a día de hoy es un grupo que tiene unos parques solares y un know how para seguir haciendo parques.

El click que ha habido en el sector se ve en que ha vuelto la financiación bancaria. De hecho, Bankinter ha lanzado un fondo de 300 millones de euros para invertir en huertos solares, Solaria acaba de colocar 100 millones de euros en dos bonos –uno al 4,20% y otro al 3,70%, un coste competitivo-. La financiación ha vuelto porque hay un entorno regulatorio más estable y una mayor visibilidad a medio plazo, porque los Gobiernos, con los derechos de CO2, necesitan energías limpias y, en este punto, eólica y solar son las apuestas a día de hoy, el coste por megavatio se ha abaratado muchísimo –la fabricación de una placa cuando Solaria comenzaba costaba 3 euros y hoy se pueden conseguir a 0,20-. Si unimos regulación estable, financiación que vuelve y un coste por megavatio competitivo, la energía solar se convierte en oportunidad. Solaria, que tiene el know how y capta financiación barata, con unas yield medias que dan los huertos entre 9%-11%, financiándose al 3,70%, obtiene un margen del 5-6%. Tiene un potencial de crecimiento importante.

En solares hubo una moda, una burbuja, una limpieza que se llevó las ineficientes y ahora creo que va a haber crecimiento a largo y medio plazo. Actualmente estamos en el punto de inflexión y Solaria es una clara apuesta para 2017 y hasta 2020.