José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV, analiza las perspectivas de la renta variable española para próximos meses y la situación fundamental de las compañías que han sido noticia estos días. 

Este año el Ibex 35 cierra con 20 valores en negativo. No obstante, ¿cree que entre esos valores perros podría haber alguna oportunidad clara de revalorización para el 2016?
De las 115 compañías cotizadas en el IGBM, más de 70 han acabado 2015 en negativo, y con caídas por encima del 10% hay más del 65. La realidad es que el año ha sido complicado.

Si nos vamos a los grandes blue chips, salvo Inditex e Iberdrola, los demás se han desplomado, al igual que los bancos. Ha sido un año complicado, pero por lógica. Es normal que haya caído tanto Repsol con el petróleo tan barato, es normal que hayan caído tanto los bancos por su exposición a emergentes y por la curva de tipos. No tiene pinta de que esto vaya a cambiar en 2016, aunque el mercado va por delante y anticipará una recuperación 6 meses antes de que se recupere a nivel económico.
Por ello, veo cosas con valoraciones atractivas, como Santander en 4,40 euros, Repsol en 10 euros, Acerinox en 7 y pico, FCC, OHL, que ha cotizado mucho la ampliación, la situación del circulante y los escándalos de México; Prisa, que ha llevado a cabo una reestructuración, el enjuague de los bonistas con equity va llegando a su fin.

Si quitáramos Inditex de la ecuación, que está más caro, la realidad de la bolsa española es que está en una gran depresión. Ha habido más de 40 concursos de acreedores desde que comenzara la crisis, hay más de 20 empresas en el IGBM que cotizan por debajo de 1 euro y han desaparecido muchas compañías. Por ello, hay que tener valor para entrar en bolsa española.

Energéticas. Son compañías muy reguladas y actualmente tenemos una clara incertidumbre política en España. ¿Cree que les podría afectar?
El cambio de gobierno supone un riesgo regulatorio, aunque para cambiar una regulación se tiene que tener consenso en el Parlamento y ahora es complicado con más partidos en las Cámaras.

Ahora bien, sí que veo un riesgo en la factura eléctrica. Va a haber más presión social por la nueva conformación del Parlamento y porque la factura eléctrica se ha cargado de forma abultada al consumidor y parte a las renovables para reducir déficit de tarifa.

Ningún gobierno va a querer generar más déficit de tarifa, pero sí se puede cambiar la carga, quitando al consumidor parte y cargarle más al sector eléctrico, a las actividades de transporte y almacenamiento de Enagás y Red Eléctrica prácticamente no se les ha cargado nada y es donde mayor riesgo veo. No me extrañaría que se redujera la carga al consumidor porque la factura eléctrica es una barbaridad en términos de renta disponible.

También hay debate con qué pueda pasar con las nucleares y casi todos los partidos llevan en sus programas no extender el ciclo de vida de las nucleares. En este sentido, la compañía que tendría mayor riesgo sería Endesa.

FCC.¿Recomendaría acudir a la ampliación?, ¿jugaría incluso la baza de una posible OPA por parte de Slim? Pues el magnate mexicano se ha comprometido a comprar todos los títulos que no suscriban los accionistas de referencia…(tiene el 25,6%)
Sería sorprendente una OPA por el 100% del grupo. Tiene socios relevantes y la familia Koplowitz ya se ha diluido muchísimo y creo que no tiene interés por verder la compañía. Va a haber más un núcleo duro de la compañía con Slim, Koplowitz, Gates y Soros. Además, lo bueno es que ha hecho una ampliación garantizada y con prima sobre lo que cotizaba el día antes de anunciarla, haciendo que saltaran los cortos y subiera la cotización un euro. A medida que se acerque el final de la ampliación la acción tenderá hacia los 6 euros a los que se ha hecho la operación.

Creo que es una compañía en la que hay valor en 6 euros, aunque no valga más de 8 ó 9 euros. Creo que está a unos niveles atractivos para aumentar peso en la cartera y no espero una OPA por el 100%, sino una continuación del núcleo estable actual.

El Grupo Fuertes ha aumentado su posición en Sacyr que pasa del 5,78% en julio a superar el 6%. ¿Cree que es un valor para aumentar posiciones si se tiene en cartera?
Sacyr es una compañía de la que esperaba más del nuevo equipo gestor, que parecía que quería olvidar los fantasmas del pasado y los pelotazos de Rivero. De hecho, han tenido una gran oportunidad de deshacer posiciones en Repsol y, al no hacerlo, se han quedado pillados. Ahora todo va a depender del business plan de Repsol, de cuánto tiempo esté el petróleo en 35 dólares, porque de eso va a depender el dividendo de Repsol y, en función del dividendo de Repsol, Sacyr tiene un problema o no lo tiene. Mientras Repsol esté por los suelos y el petróleo por debajo de 50 dólares/barril, Sacyr va a tener un problema. Si hay un rebote del crudo y Repsol va recuperando, Sacyr se beneficiará.

Las desinversiones no son acuciantes para Sacyr después de la venta de Testa, que le ha dado margen de actuación.
En las actividades recurrentes y ordinarias de Sacyr vemos que los márgenes son más reducidos y la competencia en los concursos es más alta.
 
Amper. Ha finalizado la venta de su filial venezolana DSE. Además, Amper salió en 2015 del preconcurso de acreedores. En una entrevista reciente, su presidente nos afirmaba que “los frutos de los esfuerzos se verían en las cuentas de la primera mitad de 2016”. ¿Cree que es un valor para estar confiando en esa recuperación?
El gran hito era la mega ampliación de capital para salir del concurso y lo consiguieron. Ahora hay que crecer y ver las unidades de negocio que tienen potencial de recorrido dentro del grupo, pero cuando analizo Amper no veo una capacidad de crecimiento espectacular en ninguna. Sí que creo que la situación límites se ha salvado, pero el valor va a seguir volátil, con bandazos y no creo que las unidades de negocio le den un potencial de crecimiento espectacular.