Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza cómo pueden impactar las reuniones de los bancos centrales, el referéndum por el Brexit y las compañías que son noticia en nuestro mercado.
 
Esta semana tendremos decisiones de política monetaria de la Fed, el BoE y el BoJ, ¿Qué anuncios espera por parte de cada uno de estos Bancos Centrales?
No se espera nada de ninguna de las tres reuniones. Con respecto a la Fed, hace un mes el mercado descontaba que había riesgo de que subiera los tipos este mes, pero tras el último dato de empleo de mayo tan negativo y teniendo en cuenta el alboroto que está causando el Brexit, me parece imposible que suban tipos hoy. No obstante, habrá que estar atentos al discurso de Yellen y a la actualización del cuadro macro. Creo que la primera fecha factible para que suban tipos es en septiembre.

En cuanto a la reunión del Banco de Inglaterra lo más interesante puede ser que hagan alguna declaración con respecto al Brexit, un movimiento con el que se han mostrado muy críticos pues afirma que el Brexit sería muy negativo para la economía británica. Además, hoy el ministro de Economía, Osborne, ha dicho que tienen un plan de contingencia que contempla recortes de gasto público y subida de impuestos si sale el Brexit, que es lo mismo que decir “ojo, si votáis el Brexit, lo vais a pasar mal”.
 
Tampoco espero novedades en la reunión del Banco de Japón, pues lleva meses manteniéndose a la espera y el último movimiento importante fue retrasar la subida del IVA y otros impuestos.
 
El mercado europeo está descontando con mayor probabilidad el Brexit. ¿Cree que podría llevarnos a los mínimos anuales de aquí a que se celebre el referéndum o después, si sale la opción del SI?
Sí lo veo posible. En las últimas cuatro sesiones el miedo al Brexit nos ha restado un 6% en la bolsa por el cambio en el signo de las encuestas que apuntan a que podría haber una mayoría de votos a favor del Brexit. Yo sigo pensando que no va a haber Brexit y las encuestas no apuntan a una realidad, pues hay muchos indecisos, no tienen precedentes históricos, se hacen por teléfono fijo que ya muchos hogares no tienen y que los principales partidos políticos, el lobby bancario, el lobby empresarial, el Banco de Inglaterra, los sindicatos y patronales… todos los agentes con influencia están pidiendo el voto contra el Brexit.
 
En caso de que sí haya Brexit, el 6% de caída en las bolsas europeas ya ha descontado que lo podría haber, aunque podrían caer adicionalmente hasta mínimos anuales. Si al final no hay Brexit, se irá al otro extremo. Creo que a principios de julio vamos a visitar mínimos anuales o máximos anuales, yo me inclinaría hacia la segunda opción.
 
El miedo que ha provocado el riesgo de Brexit ha llevado a los inversores a refugiarse en el bund alemán hasta llevarlo a dar rentabilidades negativas por primera vez en la historia. ¿Hasta dónde puede prolongarse esta situación surrealista?
Lo que hemos visto es el típico esquema de momento de pánico, fase de aversión al riesgo risk off y salida de dinero del mercado hacia activos defensivos como el bund, los bonos japoneses, el yen, el dólar americano y el oro. Si no se produce el Brexit, este esquema se va a revertir, los valores refugio van a caer y va a volver el dinero a las bolsas.
 
En el caso de los bonos alemanes se junta la búsqueda de valor refugio y las compras del Banco Central Europeo. Los bonos están en una oferta decreciente, pues Alemania está combatiendo el déficit emitiendo menos deuda y, por otro lado, las compras de deuda del BCE son crecientes. Ahora, con esta rentabilidad, el bund ya no es comprable, pues escapa del 0,4% de rentabilidad que lo haría elegible, y eso, a su vez, empuja toda la curva de tipos. Pero si no hay Brexit, podríamos volver a rentabilidades positivas en el bund, aunque tenemos que acostumbrarnos a que todos los bonos europeos van a permanecer en estos niveles hasta el BCE deje de comprar deuda. En cambio, cuando se acabe el QE, vamos a tener una salida masiva de ese mercado, el mercado de deuda, en niveles ya de burbuja, va a explotar, y hay analistas que avisan que puede desembocar en una nueva crisis financiera o en problemas muy graves.
 
Inditex ha presentado sus cuentas del primer trimestre fiscal. ¿Qué le han parecido sus números?
Son muy buenos resultados, aunque no demasiado sorprendentes. La acción se está tomando muy bien estos resultados, pero Inditex ha tenido la suerte de presentar las cuentas hoy, que está rebotando el mercado, si hubiera sido ayer, no estaríamos teniendo estas subidas.

En el momento en que la acción consiga romper la resistencia de los 30,40 euros donde tiene un triple techo, el recorrido hacia los 35 sería relativamente rápido y podría coronar ese nivel este verano.
 
¿Le parece excesivo el castigo sufrido por Sacyr y OHL tras ser elegidos para descender del Ibex 35?
Sí. Se ha juntado el castigo por la salida del Ibex 35, con una enorme corrección de las bolsas. Así, Sacyr ha caído un 20% y ahora me parece más interesante todavía. Estadísticamente las empresas que salen del Ibex 35 se suelen comportar mejor que el selectivo, por lo que puede venirles bien a Sacyr y a OHL, además, Sacyr tiene facilidad para vivir rebotes importantes.

 
En el actual escenario de mercado, ¿deberíamos abogar por valores defensivos y olvidarnos de los cíclicos?
Por una mezcla de ambas con algo más de peso hacia cíclicos. Podríamos construir una cartera de cara a los próximos meses combinando valores cíclicos como Sacyr, ArcelorMittal y Mediaset; con valores defensivos como DIA o Ebro Foods; valores mixtos, como Amadeus, NH Hoteles y Vidrala.