Hemos visto que el verano de 2014 no ha sido una excepción a la alta volatilidad típica de los períodos estivales. 


Inicialmente, los mercados cayeron con fuerza en julio, lo que refleja una desaceleración de la economía europea, un resurgimiento de los riesgos de deflación en la zona euro y el agravamiento de varias crisis geopolíticas globales. Los riesgos que han inquietado a los inversores se han ido reduciendo gradualmente, lo que ha permitido una recuperación en los flujos de capital desde el 8 de agosto.

En Europa, las expectativas de recuperación económica están tardando en materializarse y el crecimiento del beneficio por acción todavía no se ha producido. Sin embargo, existen varios factores que respaldan el mercado de renta variable.
Cabe destacar que la caída en los tipos a largo plazo en Europa se ha acelerado en las últimas semanas, llegando a mínimos históricos y donde el rendimiento del Bund a 10 años alemán han caído por debajo del 1%. Esta importante reducción ha aumentado la prima de riesgo de la renta variable europea y la búsqueda de rentabilidad ha llevado a las instituciones a efectuar un cambio en sus asignaciones, pasando de bonos hacia activos de mayor riesgo.

En Estados Unidos, el verano ha confirmado la buena marcha de la economía. Los últimos resultados de las compañías son alentadores y el nivel de confianza de los consumidores está en su nivel más alto desde 2007. Las perspectivas también son favorables para la inversión en acciones, ya que los índices están alcanzando niveles sin precedentes, como los 2.000 puntos del S&P 500, cuyo nivel indica que las valoraciones no se están viendo afectadas por la eliminación gradual de las medidas de apoyo de la Reserva Federal. El mercado también está siendo impulsado por el dinamismo en la actividad de fusiones y adquisiciones.

En cuanto a los mercados emergentes, éstos continúan recuperándose en línea con nuestras expectativas, con la excepción de Rusia. En China, el gobierno ha pasado a la acción con una serie de medidas específicas, al mismo tiempo que el entorno macroeconómico está mejorando. En definitiva, algunos países se están beneficiando de una agenda política favorable. El mercado Indio ha seguido beneficiándose de los efectos de la consulta de mayo, al mismo tiempo que la perspectiva de las próximas elecciones tiene un impacto similar en Brasil.


Marc Craquelin, Director de Gestión de Activos