Con la renta fija ante el abismo de nuevas subidas de tipos de interés hay muchos inversores que han perdido el apetito por la deuda. Y los analistas tienen claro que esta tendencia tenderá a profundizarse.  ¿Qué pueden hacer los inversores con un perfil de largo plazo y sin alergia a la renta variable?
 
Los dividendos pueden seguir siendo una opción para estos inversores que prefieren menos sobresaltos y que optan por reducir el potencial de revalorización de su cartera en favor de preservar su patrimonio y de mantener unos ingresos estables. Hasta ahora esa labor la había hecho muchas veces la renta fija. En otras muchas, la herramienta utilizada habían sido las compañías que pagan una buena rentabilidad por dividendo, eso sí, para inversores con un perfil más arriesgado y con perfil de largo plazo.
 
En este entorno, los expertos de Jefferies acaban de actualizar la lista de valores con alto dividendo.
 
La última incorporación es Marathon Petroleum tras la mejora en los precios del petróleo.  Resaltan que la refinera todavía cotiza muy por debajo de sus máximos de 2015.  Estos expertos, al igual que otros de otras firmas, consideran que en los próximos meses podríamos ver una expansión de márgenes gracias a la inclusión de los negocios adquiridos a Hess.

Los accionistas de la compañía reciben una rentabilidad por dividendo del 3%. En estos momentos, en la firma le dan un precio objetivo de 60 dólares por acción, lo que implicaría un potencial del 25% desde los niveles actuales.
 
Entre los valores que destacan estos expertos hay otras cotizadas con una rentabilidad por dividendo superior a la del mercado y potencial de subida  en bolsa.

La farmacéutica AbbVie es una de ellas. A pesar de que hay expertos que consideran que la compañía podría tener problemas por la competencia masiva de los medicamentos genéricos con algunos de sus tratamientos, lo cierto es que en Jefferies apuestan por el valor.

La empresa tiene una rentabilidad por dividendo del 4,2% y en la firma le dan un precio objetivo de 90 dólares por título, lo que implicaría un potencial de más del 45% desde los niveles de cotización actuales.

Ally Financial era conocida antes de la crisis financiera como GMAC y en estos años se ha convertido en un conocido banco por internet. En la firma de análisis consideran que la compañía cotiza a unos múltiplos muy reducidos, con un PER (beneficios de 2017) de poco más de 9,3 veces.

Sus accionistas reciben, eso sí, un dividendo más reducido de un 1,5%. En la entidad le dan u precio objetivo de 27 dólares por acción, lo que implicaría un potencial de revalorización de algo más de un 10% desde los niveles actuales.

Tras la elección de Donald Trump, las acciones de Boeing  se han situado en máximos históricos. Son muchas las firmas de análisis que consideran que la compañía aeronáutica se va a ver beneficiada de los planes de inversión en defensa que planea la nueva administración.

Por si fuera poco, en las últimas semanas, la empresa ha publicado unas cuentas que han superado las estimaciones de los analistas y ha publicado unas estimaciones que han estado muy en línea con las previsiones del consenso.

En la actualidad, las acciones de Boeing ofrecen una rentabilidad por dividendo del 3,5%. Los analistas de esta entidad le dan un precio objetivo de 185 dólares por acción, lo que implica un potencial de revalorización de casi un 15% desde los niveles actuales.

Mencionadas en el top

 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
¿Hay que invertir en las compañías por dividendo?