La reestructuración de las compañías españolas más tocadas durante la crisis se encuentra avanzada y, con ello, vuelven los rumores al mercado sobre posibles operaciones corporativas. Entre los valores susceptibles de estos movimientos se encuentran, cómo no, más de un banco, pero también otras empresas pertenecientes al sector inmobiliario, constructor o de telecomunicaciones.
 
Las empresas españolas más desgastadas por la crisis ya han pasado por el taller. Algunas están ultimando los cuidados de chapa y pintura para reestructurarse y, si no es posible salir adelante solas, al menos, dentro de un grupo mayor y más fuerte. Por supuesto, en este limbo siguen bancos como Popular y Liberbank, pero ahora también se cuelan empresas como Lar España, Coemac, MásMóvil o BME. 

POPULAR
La entidad presidida por Ángel Ron sigue avanzando en su plan de reestructuración que ya ha pasado por una macroampliación de capital de 2.500 millones que logró cubrir con sobredemanda y ahora está en marca el despido de 2.592 empleados (mediante prejubilaciones y bajas voluntarias) que permitirá un ahorro de entre 175 y 200 millones.  Una vez lleve a cabo esta limpieza, parece que Popular quedará brillante y pulido para otra entidad de mayor tamaño, ¿hacía cuál apuntan los expertos? Hacia Caixabank. José Ramón Iturriaga, gestor de Abante Asesores, indica que “es un banco que encaja muy bien por el perfil del cliente y perfil geográfico con Caixabank o Sabadell, pero es un banco muy atractivo porque es su parte sana del balance es el banco más rentable de España. Popular va a acabar consolidado y  a quien más le puede interesar por las sinergias en costes sería Caixabank”.

 
LIBERBANK
Es la eterna soltera que sigue bailando sola. Desde prácticamente su salida a bolsa se especula con que acabaría dentro de otro grupo financiero más grande y, en este sentido, a quien interesaría sería a alguna financiera con menor presencia en la cornisa cantábrica, así que, las candidatas a quedarse con ella son Sabadell y, si no acaba antes fagocitada, Popular

Pero también cabe la posibilidad de que la empresa de capital riesgo británica Oceanwood Capital lance una OPA desde dentro, ya que ha ido aumentado su posición hasta el 10,031% actual. Esta inversión la tiene estructurada a través del fondo Oceanwood Opportunities (6,726%) y el resto a través de la gestora Oceanwood Investments (3.306%). No obstante, la participación de esta gestora estadounidense sigue por debajo de la que posee la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias, que tiene un 44,804%.
 

LAR ESPAÑA
Si bien es cierto que PIMCO ha desmentido su intención de lanzar una OPA sobre la SOCIMI, lo cierto es que Lar España está a punto de caramelo para varios accionistas de referencia que han ido aumentando su peso en el accionariado. Pero el caso más destacable es el de esta casa americana, que esta misma semana se hizo con un 4,6% más de Lar España hasta alcanzar el 17,091%, pasando a ser el primer accionista de la compañía, por encima de Franklin Templeton, que posee un 15,07%. Otros accionistas de relevancia son Bestinver, que tiene un 4,184%, Threadneedle, que posee un 5,193% y BlackRock, que ostenta el 3,679% de la compañía. Aún así, para acceder al control a través de una OPA obligatoria, aún les quedaría mucho camino hasta conseguir hacerse con, al menos, el 30% del capital de Lar España.

 
COEMAC
Después del calentón vivido por la acción en los últimos cuatro meses, los rumores sobre posible OPA de exclusión se han reavivado, máxime cuando el fabricante de Pladur prevé regresar a beneficios este año. Por un lado, estaría interesada Nefinsa, la sociedad valenciana del anterior presidente de Coemac, Javier Serratosa, que actualmente controla el 79,061% de la antigua Uralita. De hecho, Nefinsa ya intentó opar Uralita en 2007, pero sin éxito.

Por otro lado también se rumorea que el fondo KKR podría pujar también por Coemac tras hacerse con su negocio de aislantes, Ursa, en mayo del año pasado para hacer frente a una refinanciación de 360 millones que el fondo proporcionó a la compañía dos años antes.


MÁSMÓVIL
Y mientras esperamos su incorporación al Mercado Continuo, MásMóvil avanza en se sigue haciendo cada vez más grande e importante en el negocio de las telecomunicaciones nacionales. Ya se ha convertido en el cuarto operador integrado del país y está digiriendo la integración de Yoigo y PepePhone. Con este currículum, la empresa dirigida por Meinrad Spenser recuerda a la de Jazztel y hay expertos que no descartan un final parecido. De hecho, José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV, dice que “a futuro me encaja una integración con Euskaltel, pues Euskaltel ha comprado R Cable en Galicia y tiene Euskadi y muy probablemente irá a por la participación de Telecable en Asturias, pues la participación de Zegona en Telecable ahora sin Yoigo no tiene mucho sentido. Después, muy probablemente lo que haya sea una fusión entre Euskaltel y MásMóvil a futuro, pues me cuadra porque una tiene el norte del país y la otra la zona de Levante y Málaga. Así, se crearía el cuarto operador nacional con presencia en todas partes de España. Además, Ibercom, origen vasco de MásMóvil, también cuadraría con una integración con Euskaltel. Yo siguo siendo accionista de MásMóvil y creo que hay que seguir sentado porque el equipo gestor ha demostrado que es capaz de levantar dinero y competir con los grandes”.

 
BME
Aunque desde la propia operadora del mercado español se muestran abiertos a valorar cualquier oferta, lo cierto es que el movimiento corporativo que tanto se espera con BME, no llega. Actualmente se configura como la única operadora soltera y, con la inversión canalizándose hacia el mercado de capitales y con la cartera de negocios de BME aumentando con el futuro lanzamiento de su plataforma de contratación de fondos, la empresa se configura como un “caramelito” para otra operadora.