Las entidades financieras siguen sin salir del atolladero y lastran al Ibex 35 a cotizar en los niveles en los que está en estos momentos. El selectivo español es de los que peor se comporta en Europa por el sector bancario. Las dudas es si les queda mucho por caer. Sin embargo, desde el punto de vista técnico, sigue siendo un lastre.
 
El sector financiero deambula desde hace largos meses y la travesía por ese desierto se hace cada vez más interminable. La caída libre que ha vivido desde los máximos que alcanzara allá por abril del 2015 se ha quedado en el olvido. Las incertidumbres les han pesado enormemente. Eso, y las políticas de tipos de interés bajos por parte de los bancos centrales, que han mermado sus cuentas, además de su capacidad para generar negocio.

Desde el punto de vista fundamental el sector no vive sus mejores momentos. Ni mucho menos. Se encuentra atascado en un entorno en el que le resulta bastante difícil obtener rentabilidades interesantes. Eso, obviamente, se termina traduciendo en descensos suculentos en los mercados y en un deterioro del gráfico en la cotización del sector y de cada uno de los valores que lo componen considerable.

Al margen de los aspectos puramente del negocio, en el plano técnico el porvenir no es muy halagüeño. Todos los bancos españoles que cotizan dentro del índice de referencia del mercado español suspenden en el análisis que se observa a través de nuestros filtros técnicos. La puntuación que obtienen es absolutamente desastrosa, siendo Bankia y Bankinter, las dos entidades que mejor puntúan con 3 puntos sobre 10 posibles.



Bankia indicadores técnicos


Las dos son las que mejores perspectivas, dentro de la negatividad, tienen en el presente, debido a que en el caso de la primera se encuentra plenamente recapitalizada y cada vez con una actividad más consolidada, y en el caso de la segunda por la fortaleza espectacular que tiene con su nicho de mercado.

Con todo y con eso, las dos comparten el mismo signo en los indicadores. Se encuentran en fase de rebote con una tendencia alcista en el medio plazo, pero bajista para el largo plazo. Como único punto positivo que cabe destacar de estos dos valores es que su volatilidad es decreciente en todos los marcos temporales.

A continuación, el siguiente grupo que recibe la misma puntuación dentro del punto de vista técnico, tal y como apuntan nuestros filtros son Santander, BBVA, y Caixabank. Estos tres bancos viven sus horas bajas en términos bursátiles, principalmente por las razones que ya se han citado, y es probable que aún tengan que seguir sufriendo en el parqué español.



Santander indicadores técnicos


Las tres comparten el mismo destino hasta el momento sobre la bolsa madrileña. Tienen una puntuación de dos puntos sobre diez posibles. Sus gráficos son absolutamente desoladores. Están ahora mismo en fase de rebote y solo su tendencia de medio plazo es alcista, puesto que en el largo plazo el valor traza una línea descendente.

Y si nos vamos a indicador por indicador, lo que vemos es más de lo mismo. Se confirma esa negatividad. Tanto el momento total lento como el momento total rápido se encuentran en negativo. El volumen de contratación es decreciente en el medio y en el largo plazo, mientras que la volatilidad es creciente en todos los marcos temporales. Mala señal.

Pero los que peor momento técnico atraviesan, sin lugar a dudas, son Banco Populary Banco Sabadell. Con las debilidades propias de sus operaciones, son las dos peores entidades financieras que cotizan dentro del Ibex 35 de largo. Hasta el punto que nuestros filtros técnicos les conceden una puntuación de cero puntos sobre 10 posibles.



Banco Popular indicadores técnicos


La evolución de sus acciones han sido una auténtica calamidad, pero es que el futuro que está por venir no es más esperanzador que lo que se ha visto hasta ahora. Se encuentran en fase bajista y tienen todos sus indicadores en negativo. La tendencia de medio plazo es bajista, la tendencia de largo plazo es bajista y la volatilidad es creciente en todos los marcos temporales. Asimismo, el volumen es decreciente al medio y largo plazo, y sus momentos totales lento y total rápido se encuentran en negativo.