La reciente ampliación de capital anunciada por Popular no viene más que a engrosar la enorme montaña de papel que ha caído sobre los accionistas de bancos españoles desde el comienzo de la crisis. Apremiados por la necesidad de capitalizarse, los bancos han emitido nuevas acciones a mansalva, para captar capital y remunerar sin sufrir salidas de  capital.
 
Desde el comienzo de la crisis, los bancos han cargado a las espaldas de los inversores sus errores. Los despilfarros de capital, las malas inversiones y los excesos de épocas pasadas han tenido que ser tapados con ampliaciones de capital. Además, como supuesta recompensa por tener que soportar las diluciones derivadas de las ampliaciones, los bancos han seguido dando elevados dividendos, eso sí, pasándose del efectivo a las acciones (scrip dividend). Si bien esta vía de remuneración evita la descapitalización, supone un extra de papel, pues aunque las ampliaciones sean con cargo a reservas y no repercutan a corto plazo en los inversores, con el paso del tiempo sí soportan una dilución de su capital por la puesta en marcha de mayor número de títulos.
AMPLIACIONES DE CAPITAL DE LOS BANCOS PARA PAGAR SCRIP DIVIDEND 2015
 
scrip dividend bancos
Fuente: BME
 
AMPLIACIONES DE CAPITAL TOTAL EN LOS BANCOS ESPAÑOLES ENTRE 2009 Y LA ACTUALIDAD:

*Incluye las acciones que emitirá Popular en la ampliación recientemente anunciada

BANCO SABADELL
Desde 2009 Sabadell es el banco cotizado que más papel ha arrojado al mercado. En total el número de títulos en circulación de la entidad catalana ha aumentado un 78% en estos años. La última vez que Sabadell amplió capital fue el año pasado para financiar la adquisición del banco británico TSB. En concreto captó 1.600 millones de euros con puesta en circulación de 1.085,51 millones de acciones ordinarias que ofrecían un descuento del 36%.


BANCO POPULAR
Desde 2009 Popular habría aumentado su papel un 40%, pero si sumamos los 2.004 millones de acciones que pretende emitir con la reciente ampliación anunciada, el porcentaje engordaría al 68%.

Ahora  bien, cabe destacar que a finales de 2012 la entidad presidida por Ángel Ron también amplió capital en 2.500 millones de euros mediante la emisión de 6.234 millones de nuevos títulos a 0,401 euros, con un descuento del 31,7%. Popular llevó a cabo esta macro ampliación para superar las pruebas de solvencia, pues tenía un déficit de 3.223 millones de euros en el escenario macroeconómico más adverso. Posteriormente, también recurrió al maquillaje y realizó un contrasplit a mediados de 2013 a razón de 1 acción nueva por cada 5 antiguas. Sin este movimiento, el porcentaje de aumento de títulos en circulación sería exponencialmente mayor al actual, además, esto no evita la dilución de los inversores.
 

BANKINTER
Quizá sorprenda ver tercera en la tabla a Bankinter, pero es que en 2011 tuvo que ampliar capital en 406 millones de euros para garantizarse un aprobado en las próximas pruebas de esfuerzo. La entidad presidida por Dolores Dancausa necesitaba 333 millones de euros para alcanzar el mínimo del 8% de capital básico que el Banco de España exigía a los bancos.

Posteriormente en 2013 Bankinter acometió una nueva ampliación de capital para remunerar a los accionistas por valor de 93,97 millones de euros mediante la emisión de 313,22 millones de acciones liberadas que fueron entregadas gratuitamente a los accionistas de la entidad a razón de cinco títulos nuevos por cada nueve acciones antiguas. Aunque en principio fueran una forma de remuneración, con el tiempo suponen más acciones entre las que repartir el el mismo valor de compañía.
 

CAIXABANK
El aumento de acciones que ha realizado Caixabank con el paso de los años responde, tanto a reparto de dividendo mediante scrip dividend, como a captaciones de liquidez para pagar adquisiciones. De hecho, podríamos estar a las puertas de otra ampliación para pagar la compra total del banco luso BPI, lo que el 43% de aumento de títulos en estos siete años crecería, aunque se desconoce cuánto.
 

BANCOS SANTANDER
Los grandes también han tirado de las ampliaciones de capital para retribuir, sanearse y financiar compras. De hecho, las ampliaciones de capital de Santander han sido de las más traumáticas de nuestro mercado, debido al gran peso que tiene el Ibex. La última vez que realizó un movimiento en este sentido fue a espaldas de los accionistas minoritarios, mediante una colocación acelerada entre inversores institucionales de 1.213 millones de nuevas acciones a comienzos de 2015. Con esta operación Ana Patricia Botín se estrenaba al frente de la directiva buscando capitalizar aún más al banco y acelerar la marcha hacia el pago de dividendo en efectivo.


BBVA
En el caso de BBVA en estos años la montaña de títulos en el mercado ha crecido un 42%. La última vez que inyectó papel en vena a su accionariado fue en 2014 para financiar la compra de la entidad turca Garanti. Entonces amplió capital en 118,7 millones con la emisión de 242,4 millones de acciones ordinarias.


BANKIA
Bankia salió a bolsa en julio de 2011 poniendo a circular en el mercado 907 millones de acciones (824,57 millones en la OPS + 82,45 millones del Green shoe) y actualmente tiene en circulación 11.517 millones de títulos, es decir, habría aumentado sus acciones un 1.169%. Ahora bien, esta ecuación no es del todo cierta, pues tenemos que tener en cuenta que Bankia realizó un agresivo contrasplit el 19 de abril de 2013 en la proporción de 100 títulos a 1, luego de ampliar capital para dar entrada al FROB. Tras el contrasplit, un accionista que tuviera mil títulos, pasó a tener sólo 10 y las acciones nuevas agrupadas pasaron a valer 17 euros y hoy apenas valen 0,80 euros, un 95% por debajo de la cotización actual.

Gracias a las ampliaciones de capital (que han sido disimuladas con contrasplit) y las inyecciones de dinero público, Bankia ha conseguido salir del hoyo, pero los antiguos accionistas han visto cómo el valor de sus títulos ahora no vale casi nada comparado con el inicio de la andadura en bolsa.
 

LIBERBANK
El último banco en salir a bolsa fue Liberbank, pero en estos tres años ya ha endosado acciones adicionales a los inversores. Recordemos que la salida a bolsa de Liberbank fue especial, en cuanto a que las acciones que se pusieron en circulación procedían del canje de participaciones preferentes y deuda subordinada en manos de particulares e institucionales. En total se volcaron al mercado 1.410 millones de acciones. Posteriormente amplió capital a mediados de 2014 poniendo en circulación otros 979 millones de títulos nuevos. Pero, para disimular este “empapelamiento” Liberbank llevó a cabo un contrasplit a comienzos de este año a razón de 1 título nuevo por cada 3 antiguos. Actualmente el número de acciones de la entidad presidida por Manuel Menéndez es de 902 millones, pero sin el efecto del contrasplit serían 2.706 millones, por lo que el aumento de acciones desde la salida a bolsa alcanzaría el 91%.