Después del rally experimentado por la renta variable española en las últimas semanas, parece que la cautela ha aumentado entre los expertos. A juzgar por los resultados de la última encuesta de sentimiento, el número de analistas que se muestran neutrales con el Ibex 35 ha aumentado. Además, la balanza se ha decantado a favor de la renta variable europea sin España y en contra de Wall Street.
 
El Ibex 35 cierra este viernes un mes de abril de infarto. Ha llegado a revalorizarse un 7% en estas semanas hasta quedarse a un pasito de los máximos anuales en 9.335 puntos. Incluso ha llegado a borrar las caídas que arrastraba desde comienzo de año sacando ventaja al resto de homólogos europeos. Sin embargo, ayer, con varios platos fuertes de resultados empresariales (BBVA y Caixabank) por debajo de lo previsto, el selectivo corrigió. Este movimiento muestra la incertidumbre que viven los accionistas y que se refleja en la última encuesta de sentimiento realizada por Estrategias de Inversión, donde ha aumentado el porcentaje de neutrales. Esta acentuación de los neutrales proviene de una reducción de los bajistas, que se han reducido del 35% del mes anterior, al 20% actual.


 
Aunque la neutralidad se instale a corto plazo, la renta variable española sigue siendo un activo que los inversores ven con buenos ojos a 12 meses vista. Sí que se aprecia un ligero aumento de los bajistas respecto al mes anterior (+5%), quizá por los beneficios tomados en el último mes.


 
Si ampliamos la mirada a mercados globales, llama la atención que el porcentaje de expertos consultados que apreciaban la renta variable estadounidense como el mejor mercado para próximos meses se ha reducido a la mitad, desde el 30% al 15%. Este detrimento puede explicarse porque el mercado está descontando una mayor probabilidad de subida de tipos en junio, después de que la Fed esquivara la pelota esta semana. La subida de tipos podría provocar una fortaleza del dólar, lo que penalizaría los ingresos de las empresas exportadoras, haciendo mella en el mercado cotizado.

Por el contrario, el porcentaje de analistas que reconocen ser partidarios de apostar por la renta variable europea sin contar con el mercado español ha crecido hasta el 50% de los encuestados. Curioso después de que precisamente haya sido el Ibex 35 el que ha sacado terreno a sus comparables en estas semanas.

Por último, destacar que la renta variable asiática sin Japón ha vuelto a ganar adeptos y un 5% de los analistas apuesta por este mercado ahora que el fantasma del hardlanding chino se aleja y se apaciguan los ánimos en la región.
 
 


 
Y si anteriormente comentábamos que los analistas replegaban velas en Wall Street quizás por temor a que la subida de tipos encarezca el dólar, ahora vemos que los mismos expertos también vaticinan subidas para el dólar en próximos meses. De hecho, es a la divisa (entre el euro, yen y libra) a la que más recorrido ven. Por el contrario, consideran que el euro retrocederá racionalmente para ajustarse a la realidad de la situación económica de Europa y su política monetaria acomodaticia.

También hay que pararse a analizar el aumento de las previsiones alcistas en la libra. Esto podría responder a los analistas no dan mucho crédito a que el Brexit salga adelante en el referédum del próximo mes y, por ello, la libra recupere terreno perdido por el miedo al divorcio con la Unión Europea.

Un 10% de los analistas cree que el yen podría subir, a la vez que valoran la reciente decisión del Banco de Japón de retrasar sus expectativas de subida de la inflación al 2% para finales de 2017 ó incluso principios de 2018, y continuar con su política monetaria laxa.
 


 
Para este mes, teniendo en cuenta que el BCE y el Banco de Japón seguirán aplicando sus políticas acomoditicias, que el Banco de Inglaterra no moverá ficha hasta pasado el referéndum y que la Fed no subirá tipos este mes, la renta variable sigue configurándose como el activo favorito. Ahora bien, la balanza se decanta hacia el lado de Europa.

La bolsa del viejo continente se aprecia más atractiva que la de EEUU. Por el contrario, el atractivo de la renta fija corporativa europea decae un 5%, ahora que el BCE ya ha iniciado el programa de compra de deuda privada no financiera grado de inversión, un programa que ha deprimido las rentabilidades ofrecidas por este activo ante la existencia de un comprador fijo.

Las materias primas siguen fuera del radar de los analistas, pese a que el petróleo esté cotizando en máximos anuales. La fuerte volatilidad de estos activos repele a los inversores menos especuladores.
 


 
Sobre el posicionamiento de la cartera, se aprecia una mejora de las rentabilidades captadas. Parece que los expertos han sabido cazar el tirón que los activos más arriesgados han tenido en las últimas semanas y las puntuaciones se decantan a favor de los notables.
 

 

Metodología del Estudio
La Encuesta de Sentimiento de Mercado de Estrategias de inversión se basa en respuestas de más de 50 analistas y expertos que trabajan, de forma profesional, en los mercados financieros. La encuesta se realizó entre el 26 y el 28 de marzo de 2016.