Brasil, México, Argentina y Chile crecerán, pero menos. La expansión económica rondará entre el 3% y el 5%, en el mejor de los casos. Eso es lo que les espera a los 4 países más importantes de la economía latinoamericana, a tenor de las previsiones de los expertos.

Por el contrario, hay un sector que se está ralentizando con respecto a años atrás al no soportar ese nivel de expansión, el bancario. Mientras la economía de estos países sigue elevándose constantemente y sin ánimo de tocar su máximo, todavía, parece que las entidades financieras han visto como ese incremento en préstamos, créditos hipotecarios y captación de depósitos se ha ralentizado con respecto al pasado ejercicio.


Así al menos lo indican las cifras, según explica un informe detallado elaborado por los expertos de Citigroup. Sin ir más lejos, la concesión de créditos en Brasil ha caído constantemente desde abril de 2011, cuyo aumento hasta el pasado año era del 21%
. El último dato que se ha conocido indica que la inversión crediticia está en el 16,1%.


Esta ralentización también se aprecia en la mayoría de las economías más importantes de Latinoamérica. En México se ha pasado del 12,7% en el primer trimestre del 2012 al 9,2% del mismo trimestre de este año, mientras que en Chile también se ha enfriado con una subida del 11,4%. Únicamente argentina se mantiene al margen de esta tendencia, dado que el nivel de concesión de créditos ha aumentado con respecto al pasado año a estas alturas en un 29%.

Menos captación de depósitos

Pero lo que más destaca es que el crecimiento de la captación de depósito se ha enfriado, en la mayoría de los países, hasta en la mitad con respecto a hace un año.

En México, de hecho, a estas alturas el pasado año se captaban un 12,2% más mientras que este año se hace en un 6,8%. Chile, por su parte, ha pasado de un avance del 23% al 10% en captación de depósitos, mientras que Brasil ha descendido su tasa interanual en un 1,5%.


Sin embargo el caso que más llama la atención y el que destaca por encima del resto de países es el de Argentina. Si su nivel crediticio se ha visto incrementado de forma desmesurada, la captación de depósitos se ha ralentizado de forma considerable. Del 45% del pasado ejercicio a estas alturas se ha pasado a un 29%.

Así, los niveles de captación de depósitos siguen siendo elevados para los expertos, pero empieza a vislumbrarse una ralentización provocada, también, por el leve enfriamiento generalizado de sus respectivas economías.