El experto se aventura a pronosticar que el precio del barril de Brent podría seguir bajando sustancialmente de cara al próximo año, pese a las caídas que ya se han registrado.
Las acciones de petróleo han tenido un duro golpe, junto con los precios del crudo, pero las empresas que funcionan con energía han llevado a la media del Dow Jones Transportes a nuevos niveles de máximos históricos.

"Hemos visto como el petróleo ha recibido un duro golpe durante la semana pasada, pero seguirá recibiendo más golpes en el futuro”, explica John Kilduff, socio fundador de Again Capital, en la CNBC. El analista afirma que no va a tocar ese sector no va a “tocar fondo en este momento".

Pero la revolución del fracking en la región de Bakken de Dakota del Norte y Montana que ha estimulado el crecimiento de la producción de petróleo de Estados Unidos en los últimos años puede estar en riesgo si los precios del crudo continúan cayendo.

"Todos hemos mejorado nuestros esquemas ahora en lo que el punto de equilibrio de esquisto se refiere, lo cual podría hacer que el precio justo del barril de Brent esté en torno a los 40 dólares”, añade.

En las operaciones de la madrugada del lunes, el crudo WTI en Estados Unidos se cotizaba en torno a 65 dólares el barril, un mínimo de cinco años, después de que la OPEP el jueves decidiera mantener sus niveles de producción.

"Hemos golpeado el punto de inflexión en alrededor de mediados de año donde el almacenamiento en la Costa del Golfo de Estados Unidos del petróleo estaba casi lleno y Nigeria como país tenía más de 30 a 40 superpetroleros llenos de petróleo”, expone Kilduff.

El analista dice que el exceso de oferta será más pronunciado a principios del próximo año, cuando el petróleo podría alcanzar "los 40 dólares o incluso el nivel de los 35 dólares".

"Es el primer shock de oferta que la OPEP ha tenido que hacer frente desde 1997", asegura el analista, que también prevé más caídas en el corto plazo.