No es cuestión de magia. Los expertos del banco suizo Julius Baer piensan que no hay milagros detrás de las subidas del sector tecnológico en el mundo. No les preocupan sus valoraciones y, de hecho, señalan a esta industria como una de sus favoritas para los próximos meses. En opinión de la firma, no hay burbuja. Tampoco entre las grandes tecnológicas norteamericanas.

En Julius Baer no hablan de FAANG, el acrónimo que se inventó la prensa anglosajona para referirse a las grandes tecnológicas del país. Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Alphabet han sido durante muchos años los principales valores directores del mercado norteamericano. Solo un dato, desde enero las acciones de Netflix han subido alrededor de un 50%. No es algo puntual.

Sin embargo, los gestores del banco suizo han preferido sacar de este grupo de grandes tecnológicas a la plataforma de vídeo bajo demanda que está revolucionando la forma de ver televisión de varias generaciones. En su lugar hablan de FAAMG y prefieren la M de Microsoft para apuntalar unas de sus tesis de inversión más contundentes para este año que ya está en marcha.

No hay burbuja entre las grandes tecnológicas, fundamentalmente las americanas. De acuerdo con Almudena Benedit, directora de gestión de carteras para Iberia, este argumento se sustenta por varias realidades. La primera de ellas que en que todas estas compañías están experimentando una mejora de sus fundamentales y sus beneficios crecen a doble dígito. Es más, consideran que desde su punto de vista “la subida está justirficada. Están más baratos que otros activos y ofrecen más visibilidad de beneficios, así como una mayor generación de caja”.

Benedit señala que “de las cinco grandes, salvo Apple, se espera que sus ingresos crezcan más de un 20%”. Sus valoraciones están mucho más contenidas que otras tecnologícas que no forman parte de este grupo de valores directores.

 

Faamg

 

Entre las explicaciones estos expertos señalan a su firme apuesta por la I+D.  De hecho, se trata de estas grandes compañías las que más invierten de todo el S&P 500. Amazon, Alphabet y Microsoft, de hecho, están a la cabeza.

Por otro lado, señalan que las medidas que van a favorecer la repatriación de los dividendos desde fuera de Estados Unidos van a favorecer que continúen los programas de recompras de acciones. Y esto, como no puede ser de otra manera, siempre es positivo para las compañías que ponen en marcha estas acciones.

Sin embargo, para la experta, “no todo vale”. En la firma tienen claro que “si tuviéramos una recesión probablemente este sería el sector que resultaría más impactado en bolsa”. Pero, claro, la tesis de la recesión no forma parte del escenario central de Julius Baer.

 

I+D