Rafael Ojeda, chief investment officer de FIC Trade, analiza los fundamentales que rodean al mercado emundial y que están marcando un comienzo de año negativo en bolsa.

 El 2016 ha comenzado con los parqués en negativo. ¿Cree que hay razones para seguir vendiendo?
Hay serias incertidumbres, pero también motivo para la esperanza, pues hay un telón de fondo que apunta a un crecimiento global y un 2016 prometedor.  Las sombras podrían hacer que todo descarrile, pero creo que en Europa y Japón las bolsas deberían tener un buen año.
 
El Banco Central de China ha acabado inyectando 20.000 millones de dólares y circula el rumor que apunta a que los grandes accionistas no podrán vender sus acciones a partir del viernes, que se levantaba la prohibición. ¿Cree que China tiene instrumentos suficientes para controlar el enfriamiento de su economía y las ventas en bolsa?
China puede permitirse lujos prácticamente ilimitados, pues tiene una balanza comercial importante.

Además, después de los revolcones de la bolsa el año pasado, el regulador aprobó una ley para poder suspender la cotización ante caídas abultadas. Pero no pasa nada, pues es que estamos ante un mercado extremadamente volátil. El mercado de Shanghái ya había registrado caídas así, pero ahora las autoridades han demostrado que van a actuar. Además, es un mercado prácticamente limitado para los propios chinos, es un mercado casino para chinos, mientras que el de Hong Kong está regulado y es para todos los inversores.

Por otro lado, la inyección de 20.000 millones es para calmar a los mercados, pero va a tener más revolcones en bolsa porque su modelo productivo está cambiando de una economía manufacturera, a una de servicios. Esto va a hacer que muchas compañías descarrilen en bolsa de manera importante, aunque China, que es un país muy intervenido, pueda frenar estas cosas.
 
El petróleo sigue marcando la actualidad de las bolsas, además, ahora dos de los mayores productores del mundo, Arabia Saudí e Irán, están enfrentados. Así pues, el Crude Oil y el Brent están cayendo y borrando el spread típico. ¿Cree que irán mucho más abajo?
Que se cierre el spread no importa mucho porque son distintos tipos de petróleo y el spread sirve para especular. Nos tenemos que fijar en el Brent.

Las empresas petrolíferas tienen ya problemas porque el bajo precio del petróleo se come sus márgenes y, ahora, con el enfrentamiento de Arabia Saudí e Irán podría hacer que el crudo caiga aún más. Esto es una buena noticia para los consumidores e importadores de petróleo, pero genera deflación y presiona a los mercados para llegar a ese objetivo de IPC del 2%.
 
Otro factor de incertidumbre en España es la política. Cataluña parece abocada a nuevas elecciones después de que la CUP se negara a investir a Mas como presidente de la Generalitat. ¿Cree que se repetirá este escenario a nivel país y tendremos que celebrar nuevos comicios generales?
No me cabe duda que los tendremos que repetir.

En Cataluña se van a repetir porque Mas se agarra a su puesto como presidente, pero la CUP no está dispuesta a que siga.  Las nuevas elecciones serán muy inciertas en cuanto a resultados.

A nivel de país, el horizonte es de absoluta ingobernabilidad, pues el PP, con el apoyo de Ciudadanos, está lejos de la mayoría absoluta, y el guirigay de partidos que se tendría que montar para que el PSOE gobierne es prácticamente ingobernable, pues aunque tuvieran el apoyo de Podemos, detrás de Podemos hay muchas asociaciones de partidos. Así que, España está abocada a nuevas elecciones, lo que es una incertidumbre más para nuestro país.
 
En el plano empresarial, seguimos viendo movimientos corporativos, con Orange, que está cercana a compra Bouygues y crear su propio banco con Groupama adquiriendo parte de la aseguradora gala. ¿Qué le parece este gigante de las telecomunicaciones y que quiera diversificarse también en el sector bancario?
No es la primera vez que vemos que empresas externas al mundo bancario se especuló con que Google, Amazon, Facebook podrían hacer sus propios bancos virtuales para operar con ahorro de costes.

Orange está ganando músculo a la vista de que Telefónica y Deutsche Telecom no están preparadas para grandes aventuras. Así, la compra de Bouygues es importante para ellos, pues concentra más el mercado, aunque sea menos bueno para el particular porque reduce la oferta.

Con respecto a montar un banco con Groupama… habrá que ver las condiciones, el público al que va dirigido, por donde se va a extender, pero, sin duda, le va a dar mucha salida a su gigantesca base de datos de clientes. No obstante, el negocio bancario no es tan bueno ahora y debe meterse en él con cuidado.
 
¿Alguna idea de inversión tranquila para capear tanta incertidumbre?
Me gusta muchísimo Inditex. Es una empresa global, que parece que tiene una cuota de mercado importantísima, pero el mercado textil es gigante, no tiene deuda, está extraordinariamente gestionada y no se le ve final a la subida.
Otra empresa que me gusta mucho e es Grifols, que está posicionada con ventaja  en un nicho de mercado.