Finalmente Dilma Rousseff ha sido apartada definitivamente del gobierno de Brasil, confirmando la decisión que tomó el Parlamento del país el pasado mes de mayo. Los mercados podrían celebrar la salida de la sucesora de Lula da Silva porque a los inversores no les ha gustado nunca la ex presidenta carioca.
 
A final de agosto lo que queda claro es que la salida de Dilma Rousseff ha significado una auténtica explosión de alegría para las bolsas. Desde mayo el índice Bovespa ha acumulado tres meses consecutivos de ganancias y ya se revaloriza más de un 35% desde que comenzó el ejercicio.

Bajos tipos


¿Qué va a pasar ahora? Los expertos consideran que todo apunta a que la bolsa brasileña podría seguir creciendo. Se espera que el precio de las materias primas mantenga su recuperación, lo que no hará otra cosa que seguir beneficiando la evolución económica del país. Pero quizá lo que más aprecian los inversores es la agenda reformista del sustituto de Rousseff en la tarea de gobernar el país, Michel Temer que podría mantenerse en el cargo hasta 2018.

renta variable mejorará


Un reciente análisis de Citi apunta que en los próximos días el país podría hacer frente a dos reformas de calado como son la fijación de un techo de gasto y una reforma de la seguridad social. Eso sí, explican que si no se producen estas reformas podríamos asistir a una reacción negativa de las bolsas. Con todo aseguran que “creemos que el señor Temer tiene suficiente apoyo en el congreso para mantener el círculo virtuoso en el que ha entrado Brasil desde febrero”.

Desde ese momento los inversores han asistido a una reducción a la mitad de los spreads de los CDS, una revalorización del real y una caída de las estimaciones de la inflación. “Esto está alimentando las previsiones de una rebaja de tipos, lo que ha mejorado la confianza del consumo, de las empresas y del PIB”, aseguran en esta firma.

Eso sí, en la entidad consideran que la parte fácil del rally ya se ha producido y que a partir de ahora habrá que ser más selectivos. Recuerdan que la subida de la bolsa ha llevado al PER del Bovespa desde 9,2 veces en febrero hasta 13,3 veces en la actualidad. Esto ha provocado que el selectivo del país lo haya hecho mejor que los emergentes y que los desarrollados.
Entonces, ¿cómo invertir ahora?

empresas rotas


Dicen en Citi que si asumimos que “se sigue avanzando con el ajuste fiscal” hay varias temáticas de inversión: acciones que hasta 2016 lo habían hecho peor, así como small caps, cíclicas y minoristas.

small caps

También podrían beneficiarse las empresas sensibles a los tipos de interés, que ya lo están hacienda mejor este año. En este sentido destacarían las empresas de autopistas, o empresas de alto dividendo como las utilities.

empresas sensibles a los tipos

 
QUIZÁ LE INTERESE:
¿Qué se puede esperar de la economía brasileña tras la destitución de Rousseff?
Al dinero no le gusta Dilma Rousseff