Alvaro Blasco, director de ATL Capital, analiza el impacto de la victoria de Donald Trump en el mercado de renta fija y renta variable.

Las rentabilidades de los bonos soberanos están subiendo tras la victoria de Trump… ¿Podríamos asistir al pinchazo de la burbuja de renta fija por un recalentamiento inflacionario?
Yo siempre he insistido en que no había burbuja, pues había mucha compra porque era un activo en el que podías obtener una rentabilidad con un riesgo medido. Sí creo que las ventas van a seguir a lo largo de los próximos trimestres y la llegada de Trump  augura un periodo con mayor volatilidad e inflación en EEUU, lo que hace pensar que los tipos allí pueden coger un mayor ritmo de subida del que se esperaba, para que la Fed suba tipos. El 94% de las casas está apostando por esa subida y, de cara al año que viene, las dos subidas de tipos que se estaban, pueden acabar en tres, como mínimo.
 
Lógicamente va a haber un repunte de los tipos fuerte que va a llevar a la baja a los precios de los bonos y también en Europa hay dos motivos para que vivamos una situación similar: por contagio y porque en Europa tenemos un año complejo en el que no llegaremos a la inflación del 2% que tiene marcado como objetivo el BCE, pero repuntará por precios más altos de la energía  y probablemente también empecemos a hablar de que el sesgo de tipos cambie y vaya hacia arriba, llevando a ventas en el mercado de bonos. Ante este escenario, los inversores pueden tener grandes pérdidas en sus carteras de renta fija.

Además, en Europa vienen meses complicados con el referéndum italiano, las elecciones alemanas y francesas, hechos que van a dar volatilidad, por lo que yo iría reestructurando duraciones más cortas para intentar tener menos volatilidad
 
¿Cómo puede afectar la victoria de Trump a la política del BCE?
Creo que el BCE es inamovible. Ahora mismo el QE está ayudando a los mercados y es un elemento que va a jugar a la hora de ver los movimientos de los precios de los bonos. Creo que no va a cambiar su política, pero sí podría cambiar en su mensaje eses sesgo de que los tipos van a estar bajos en un plazo de tiempo relativamente largo.
 
¿Es momento de rotar hacia sectores más cíclicos o que se vean beneficiados de esta subida de los tipos de los bonos, como las aseguradoras y bancos?
Probablemente sí. EEUU es el que ha venido marcando el ritmo y quizás los valores más cíclicos puedan dar más alegrías de cara al próximo ejercicio. Habrá que ser muy selectivos.

En España hemos visto ciertas correcciones que han hecho atractivo todo tipo de valores, desde los descuentos que hemos visto en Iberdrola o Enagás, que sí que se pueden ver asimiladas al tema de los bonos, pero que ha sido exagerada la reacción, y siguen siendo atractivas por dividendo; también el consumo se va a beneficiar y, aunque Inditex esté cara, sigue entrando dinero. Habrá que tener más cuidado con otras compañías como Aena, por el tema de los “turistas prestados” o IAG, por el tema de los carburantes. Hay muchas oportunidades de inversión con mucha volatilidad en los cortos plazos.
 
¿Cree que podemos asistir a un rally de final de año?
Siempre lo esperamos pero, con los movimientos de sectores que hemos visto la semana pasada, no positivos para los resultados del mercado, quizás haya menos compras en el mercado a final de año. El comportamiento de los índices españoles no está respondiendo a la actividad que está habiendo en el país, pues hay un crecimiento sólido, mayor empleo y Gobierno. Así que, sí creo que puede haber un rally de final de año pequeño que nos lleve a los 9.300-9.400 puntos.