Tras años denostados, los mercados emergentes vuelven a convertirse en oportunidades de inversión a largo plazo. A pesar de las dificultades, como la ralentización económica, la subida de tipos de EEUU o la bajada de precios de las materias primas, los expertos confían en su capacidad de superación y en el recorrido que brindan estos mercados, tanto en renta variable, como fija, siempre bajo la máxima de ser selectivos.

Hablar de emergentes es hablar de un extenso grupo de países diseminados por todo el mapamundi y tremendamente heterogéneos. No todos comparten las mismas dificultades y ventajas económicas, por lo que invertir en ellos requiere de un análisis pormenorizado. Pero, precisamente, en la variedad está la riqueza y los expertos encuentran múltiples oportunidades de inversión en estas regiones:

Razones para invertir en emergentes
Si bien es cierto que las economías que se incluyen en el grupo apodado “emergente” son heterogéneas, el equipo de inversión de Robeco observa signos de estabilización comunes en todos ellos que les hacen ser optimistas con estos mercados: “las divisas de los mercados emergentes han encontrado un buen punto de estabilización antes de las subidas de tipos de interés; también se están estabilizando los márgenes de beneficios netos de las empresas emergentes y los flujos de capital están mejorando”. Todo esto supone una base prometedora sobre la que invertir, pero no podemos perder de vista los riesgos:

Los grandes riesgos de los emergentes
Subida de tipos en EEUU:
No podemos pasar por alto que parte de las empresas de regiones emergentes emiten deuda en dólares y, en este sentido, preocupa que la subida de tipos en EEUU agrande sus déficits, sin embargo,  Fabiana Fedeli, gestora de Robeco, considera que no es preocupante este hecho porque las empresas emergentes ya se han puesto una coraza para defenderse de efectos indeseables: “siempre que la Fed mantenga el control, pensamos que no debería haber ningún problema a este respecto. Además, la deuda corporativa emergente emitida en divisa fuerte no constituye un porcentaje muy alto del mercado; en Asia supone el 4% del PIB, en Latinoamérica el 9% y en Oriente Medio y África es el 7%, por lo que no sería motivo de shock económico para estas regiones el hecho de que la Fed sorprendiera con la subida de tipos”.

Con respecto a las consecuencias en bolsa de un movimiento de tipos, desde Capital Group destacan que podría resultar incluso un acto beneficioso pues “la rentabilidad acumulada de la renta variable emergente ha superado a la del índice MSCI World en tres de las cuatro ocasiones en las que la Fed ha endurecido sus políticas monetarias desde 1988, lo que refleja el impacto positivo en emergentes del fortalecimiento de la economía estadounidense”.

Ralentización de China:
Debido a su gran tamaño y capacidad de consumo, China se ha convertido en el rey dentro de los emergentes, por lo que su menor crecimiento económico preocupa a todo el grupo. Sin embargo, los expertos de Capital Group hacen una llamada a la calma en este aspecto y explican que “era inevitable que la tasa media de crecimiento del 10% de los últimos treinta años se fuera debilitando a medida que la economía china fuera madurando, pero eso no significa que el país no vaya a continuar contribuyendo al crecimiento de la economía global. Además, el presidente Xi pretende dar un impulso económico y sigue habiendo margen para nuevas bajadas de tipos de interés con riesgo reducido de caída de la divisa”. Así pues, en este entorno, y confiando en la evolución de la economía china hacia un modelo terciario, en Robeco destacan que el mercado chino ofrece extensas oportunidades de inversión desde el punto de vista del sector consumo y del sector servicios.

Abaratamiento de las materias primas
Muchos países de las regiones emergentes son exportadores de materias primas, por lo que la caída de los precios, en principio, podría ser un hándicap para su economía. Sin embargo, el abaratamiento de las commodities no resulta negativo para todos los mercados emergentes. “Algunos importadores netos de materias primas, como India, China, Corea del Sur y Taiwán se ven beneficiados de la caída de los precios, ya que ven reducidos sus déficits por cuenta corriente, están sometidos a una menor presión fiscal y pueden aplicar medidas de flexibilización monetaria”, explican desde Capital Group. De hecho, Fabiana Fedeli precisa que “el 80% de los países emergentes están correlacionados negativamente con los precios del petróleo desde el punto de vista de la economía, lo que significa que, entre comillas, el 80% de la capitalización del índice MSCI EM se beneficia de los bajos precios del petróleo. En general, la situación del petróleo es buena para la mayoría de los países emergentes, no para países como Rusia, Malasia o Colombia, pero para una gran parte de los mercados emergentes, por ejemplo, la mayor parte de Asia, es una condición positiva”. 

Teniendo en cuenta este escenario, veamos ahora cómo podemos acceder a las oportunidades de inversión que ofrecen los mercados emergentes:

Inversión en renta fija emergente
Existe la consideración generalizada de que la deuda emergente es un activo de alto riesgo, sin embargo, en el caso de la deuda corporativa el estudio del mercado desmonta el mito. Como explica Siddharth Dahiya, responsable de bonos de mercados emergentes en Aberdeen AM, “el perfil de riesgo de las compañías de mercados emergentes es generalmente el mismo que el de  la deuda high yield norteamericana, aunque la mayoría de la deuda corporativa de los mercados emergentes tiene grado de inversión. De hecho, se estima que la tasa de impago para las compañías high yield en EEUU será de en torno al 6% este año, mientras que para las compañías de  mercados emergentes se espera que sea apenas del 1,5%. Sólo se ha situado por encima del 3% una vez en los últimos veinte años y fue en el cénit de la crisis financiera”.

También podemos encontrar interesantes oportunidades de inversión en la renta fija gubernamental emergente. En este sentido, Fabrizio Basile, director de estrategia de renta fija de Vontobel AM, se decanta por los bonos emitidos en dólares v: “ofrecen una rentabilidad total cercana al 6%, que resulta muy atractiva en el entorno actual de tipos de interés en mínimos o incluso en territorio negativo, teniendo en cuenta un periodo de inversión de tres a cinco años”.



Oportunidades en renta variable emergente
El poder de atracción de las bolsas emergentes se aprecia en la subida del índice MSCI Emerging Markets, que ha registrado el mejor desempeño en lo que va de año desde noviembre de 2014, en comparación con los rendimientos de los bonos high yield , es decir, los inversores obtienen un mayor retorno de la inversión de renta variable. Aun así, los mercados emergentes siguen baratos en comparación con los desarrollados. Fabiana Fedeli sitúa el descuento que ofrecen las bolsas emergentes frente a la europea o la estadounidense en el 35%. No obstante, los expertos avisan de que no todo vale y hay que ser muy selectivos a la hora de elegir valores y sectores y gestionar el riesgo. Una de las formas de acceder a los mercados emergentes puede ser asumir el riesgo de los mercados emergentes a través de activos de mercados desarrollados o a través de empresas cotizadas en otros mercados emergentes, buscando el equilibrio entre el rendimiento y el riesgo. 



Si desea leer el artículo completo y consultar todas las oportunidades de inversión destacadas por los expertos, descárguese el pdf de la revista Estrategias de Inversión aquí 

Si no es suscriptor, suscríbase aquí