Los expertos de BNP Wealth Management no esperan muchos cambios para la economía y los mercados en los próximos doce meses. En un entorno de crecimiento económico, en el que el ciclo económico es cada vez más maduro, sobre todo en áreas como Estados Unidos, ¿qué estrategias habría que seguir? En la firma consideran que lo más adecuado es seguir esteas diez fórmulas.

El entorno económico en el que nos encontramos sigue siendo positivo para los activos de riesgo, afirma Silvia García-Castaño, directora de inversiones de BNP Paribas Wealth Management.  Eso sí, no hay que caer en la complacencia. En opinión de la experta, “nos encontramos en un ciclo económico maduro”, afirma García-Castaño, que señala especialmente a Estados Unidos, donde van más adelantados que en otras zonas como Europa.  

En un entorno económico envejecido, los expertos de la firma señalan que existen varias estrategias de inversión que pueden implementarse en las carteras de cualquier inversión. En concreto, de las diez estrategias que recomiendan para 2018, cinco están ajustadas precisamente a esa característica del mercado.

Temáticas para un ciclo maduro:

1- Alternativas a las estrategias tradicionales de renta fija: en un escenario de bajísimos tipos de interés, la inversión en bonos se torna cada vez más difícil. “las primas de riesgo, que se han reducido en 2017, siguen descendido debido a la liquidez inyectada por los bancos centrales”, afirman en la entidad.  Para implementar esta estrategia, en el banco de inversión recomiendan a los invesores más defensivos apostar por bonos a tipo variable, bonos sinténticos indexados a tipos cortos o fondos flexibles de renta fija y fondos alternativos. Para los más dinámicos, deuda emergente en divisa local.

 

Rentabilidad

 

2- Fusiones y adquisiciones: recuerdan en el banco que en las últimas fases del ciclo económico, las empresas tienden a favorecer el crecimiento a través de operaciones corporativas.  Además, en Estados Unidos se espera que la actividad e fusiones y adquisiciones se acelere con la entrada en funcionamiento de la reforma fiscal. Para implementar estas estrategias optan por los fondos alternativos (UCITS) “Event driven”.

3- Importancia de encontrar soluciones flexibles: El universo de la renta fija, afirman estos expertos “ofrece muy pocas oportunidades”, señalan estos analistas. Es decir, que los bonos van a car cada vez menos rentabilidad. Además, afirman, “algunos mercados de renta variable cotizan a valoraciones exgentes y algunos inversores no toleran este nivel”.

En BNP Wealth Management apuestan por los fondos “Long/ ShortEquity”, por las estrategias macro y los fonos flexibles. Además, creen que los productos estructuradostambién son atractivos.

4- Ha llegado el momento del estilo de inversión “value” (valor) ya que consideran que se beneficiarán del crecimiento sincronizado de la economía global y de la presión inflacionista.  “Este tema, indican, es típico de las fases intermedias y finales del ciclo económico”.  Para “jugar” a esta temática se tiene que apostar por acciones concretas o por fondos value.

 

Valor

 

5- Protegerse del riesgo de inflación con activos tangibles.  Consideran que la inflación será creciente, aunque mayor que la actual. Para ello optan por introducir en cartera activos reales como el mercado inmobiliario financiado a tipo fijo, explotaciones agrícolas o viñedos y oro. Para el metal precioso estiman un rango de cotización en 2018 de entre 1.2000 y 1.500 dólares la onza.

En la firma indican que el oro podría recuperarse si se produce una aceleración de la inflación de las previsiones de inflación, lo que mantendría los tipos de inte´res reales relativamente bajos o negativos como es el caso de Europa y Japón. "El oro es uno de los pocos activos de diversificación todavía disponibles en este mundo extremadamente correlacionado. Por eso desempeña un papel de valor refugio en el caso de que se produzcan acontecimientos geopolíticos o inestabilidad en los mercados financieros", aseguran.

Megatendencias

Más allá de las estrategias centradas en el momento del ciclo actual, en BNP Wealth Management consideran que los inversores pueden beneficiarse de otras cinco estrategias que se centran en megatendencias de largo plazo.

6- Los Millennials y sus nuevos hábitos y modelos de consumo.  Para apostar por los cambios en la demanda y los gustos de los nacidos entre 1980 y los 2000, una generación que está constantemente conectada, los analistas de la firma optan por tres subtemas, la realidad virtual y aumentada, el análisis de bases de datos (incluyendo el cloud computing) y los nuevos modelos de consumo. “Las oportunidades de invesión en estos ámbitos se articulan principalmente a través de acciones y de fondos de renta variable”, afirman.

7- La revolución de la movilidad y el impacto de la electricidad. Indican que se trata de una apuesta por “reducir el calentamiento global y solucionar los problemas de movilidad en las ciudadees”. Se trata de una temática mundial que podría articularse a través de fondos y de compañías que inviertan en múltiples áreas: materiales, industria, tecnología y consumo.

Para los inversores con un elevado perfil de riesgo también serían indicados los sectores relacionados con los vehículos eléctricos.

8- Infraestructuras y urbanización: Calculan en la entidad que en estos momentos las necesidades de infraestructuras se corresponden con un 1,25% del PIB global y son comunes tanto en los mercados emergentes como en los desarrollados. Para apostar a esta dinámica  habría que jugar a través de renta variable en sectores como las infraestructuras, la construcciones, bienes de capital, servicios públicos y transporte.

 

Infraestructuras

 

9- Cambios de hábitos de consumo hacia vida saludable y producción sostenible. Se trata, afirman en el banco, “De un tema de ámbito mundial del que se beneficiarán todas las regiones”. La necesidad de llevar una vida más saludable a la actual se puede jugar tanto en renta variable como en renta fija a tra´ves de fondos o acciones individuales. Eso sí, “favorecemos los sectrores ligados al consumo y a la inversión”, dicen en la firma que, eso sí, reconoce que se trata de una tendencia para inversores con una alta tolerancia al riesgo.

10- Inversión empresarial: consideran en BNP Wealth Management que una vez que se ha visto el aumento del consumo en los hogares ha llegado el momento de que inviertan las empresas. Para beneficiarse de estas tendencias, afirman estos expertos, los inversores deberían apostar por sectores de bienes de capital y tecnología.

 

Tendencias