José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV, analiza la situación fundamental de las empresas españolas protagonistas de las noticias de los últimos días. 

Santander y Deutsche Bank han suspendido los test de estrés de EEUU, rechazando sus planes de reparto de dividendo y recompra de acciones. ¿Cree que esto demuestra que la banca europea no está tan bien como se cree o no tan fuerte como la estadounidense, por muy diversificada que esté?
Santander lleva mucho tiempo diciendo que la compra del antiguo Sovereing en EEUU fue un error, fue su peor M&A, pero creo que esto no debería sorprender al mercado y no le daría más atención.

En cuanto a peso por regiones, Reino Unido supone en torno a un 20% de su Ebitda, un porcentaje similar al que cayó el vienes.

¿Considera que ha sido excesivo el castigo?
Pues han valorado el negocio a cero inglés y, no sólo eso, pues también se da por hecho que va a llevar por delante parte de la cuenta de resultados del resto de negocio. Esto es, cuanto menos, un poco exagerado, ¿quiere decir que ha acabado la corrección? Pues la situación del sector invita a pensar que podemos ver a Santander en 2,80 euros y ahora, lo que hay que hacer, es ir acumulando posiciones. Al final, hasta que no se recapitalice el sector bancario italiano, es imposible que los bancos estén tranquilos o el sectorial bancario europeo haga suelo. Aunque los bancos puedan caer algo más, hay valoraciones atractivas y a 2-3 años vista se pueden ir acumulando posiciones. Tampoco descartaría ver a BBVA en 3,80-3,70 euros como niveles extremos de esta corrección que es lo que espero para la primera quincena de julio.


OHL obtuvo unas plusvalías de 110 millones con la venta del 7% de Abertis, además cambia la directiva, se desploma desde que fuera elegido para salir del Ibex 35 y continúa con los problemas en México… ¿Cómo ve a la compañía?
El resumen de OHL es que tiene un problema de corporate governance y, al final, al ser una empresa familiar con un presidente tomando decisiones en función de su intuición, esto se traduce en la situación actual. Han gestionado la compañía muy a bandazos: ahora entro aquí y salgo de allí, hago traiding con participadas, decisiones erróneas, movimientos poco limpios como las ventas de paquetes de Abertis al Grupo Villar-Mir… este tipo de movimientos dejan claro que no hay una buena situación interna, tiene un problema de circulante, ha tenido dos impagos, uno en Argelia y otro en Latinoamérica que le han lastrado completamente… OHL ha ido al límite en deuda, finanzas y circulante y en cuanto ha tenido problemas de mora en dos contratos, todo  ha saltado por los aires; OHL ha tenido que ampliar capital, desinversiones en Colonial y Abertis, lo que muestra una situación financiera en términos de circulante, aunque algo haya aliviado con las desinversiones y la ampliación de capital, aunque con las desinversiones también están cayendo los ingresos. Es una compañía que habría que tener totalmente en la cartera porque no está clara la situación financiera del grupo. Quizás por detrás de 3 euros empiece a ser atractiva, pero es tan volátil, que no me atrevo a entrar en el título.
 

Amper ha firmado una carta de intenciones con Amalgamated Telecom Holdings para la compra por parte de ATH de todos los negocios de Amper en el Pacifico Sur. La compañía ofrece una valoración de 6 veces EBITDA pero, precisamente el negocio de Pacífico Sur fue el único que fue rentable en el primer trimestre del año para Amper. ¿Qué le empresa queda si lo vende?
El hecho relevante deja entrever que está en proceso de due diligence que puede ser favorable o en contra. Viendo el back ground de Amper de los últimos años, en los que ha habido infinitas noticias y rumores, el mercado no se lo creyó. A pesar de la caída de ingresos que supondría la venta del único negocio rentable de Amper, conllevaría el final de la deuda y sería empezar de cero: cancelaría deuda, desaparecería el problema financiero, se iría el mejor activo que tiene el grupo, se quedarían los activos que están en pérdidas y reconversión y tendría unos créditos fiscales importantes por las pérdidas acumuladas en los últimos años pero que se irían cubriendo si fueran capaces de generar beneficios con nuevos negocios, entonces, tendría sentido un Amper en 0,08 euros. De momento, es todo un futurible y el mercado no se lo acaba de creer, pero si se materializa, seguro tiene un rebrinco a 0,14-0,15 euros. La oferta a 6 veces Ebitda es muy buena, pues estas operaciones suelen hacerse entre 5x y 7x.
 

¿Qué oportunidades de inversión observa para el segundo semestre?
En precio hay muchísimas cosas. El Ibex 35 por debajo de 8.000 puntos está a 12x beneficios, lo que es una valoración muy atractiva. Esto no quiere decir que no vayamos a tener un pico por un momento de pánico, no obstante, hay una cosa diferente al pasado, y es que año a año se han ido realizando las limpiezas de balance, las ampliaciones, etc, y, si estos movimientos no han concluido, a punto están. Yo sí creo que el susto que nos queda es que Telefónica sea incapaz de pagar el dividendo de 0,75 euros y nos dé una cancelación parcial bajándolo a 0,38-0,37 euros porque vender O2 es complicado. Ahora bien, el día que Telefónica anuncie que baja el dividendo, sufrirá un gran varapalo y ese día habrá que acumular muchas acciones porque suele ser el suelo del mercado en torno a 6,80-7 euros.

Los múltiplos a los que cotizan las empresas son atractivos, con un entorno político más claro pues, a pesar de que no vaya a ser fácil formar gobierno, tampoco lo va a ser legislar, lo que es bueno porque la economía está demostrando que sin gobierno es capaz de andar sola y los ciudadanos no quieren que se toquen las reformas. Los negocios regulados va a ser difícil que les cambien la regulación, y de ahí el rebrinco que estos días han pegado las eléctricas, que van a seguir con su buen tono; había riesgo porque si salía una coalición de izquierdas hubiera un cambio regulatorio favoreciendo a las renovables y perjudicando a los saltos de agua y las nucleares.

En el Mercado Continuo mantengo en cartera a Faes Farma, Naturhouse, Iberpapel, Dominion, Fluidra, Ebro Foods, Europac, Azkoyen, que tienen unas valoraciones razonables y trimestre a trimestre van publicando resultados sólidos.
El sector bancario comienza a estar en precio, aunque va a seguir habiendo volatilidad, pero creo que de 3,12 a 2,80 del Santander, y de 4,60 a 3,80 de BBVA, y el Popular por debajo de 1,15 y la Caixa por debajo de 2 euros son más una compra que una venta.

También veo muy buenas oportunidades en el sector petrolero, pues creo que el petróleo se irá a 60 dólares el barril y en la subida hasta los 60 euros el crudo, Repsol se irá a 13 euros, Gas Natural se irá a 19 y que los activos ligados al crudo como Técnicas Reunidas o Tubacex van a continuar su buen tono.  Va a ser uno de los sectores que va a ser refugio en todas turbulencias de todo el sector bancario.