Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza las oportunidades de inversión que nos dejarán las acciones de los bancos centrales de Europa y EEUU.
 
¿Moverá ficha el BCE este jueves?
Es probable y así lo ha descontado el mercado, pues las bolsas han subido estas semanas con claridad, incluso tras los atentados terroristas de París. Además, el EURUSD está en mínimos de siete meses y la rentabilidad de la mayor parte de los bonos europeos está en mínimos históricos.

Ahora bien, no tengo tan claro que el BCE vaya a anunciar mañana nada y podría posponerlo hasta enero. Es probable que tengamos una bajada de la tasa de depósitos, un aumento del tamaño de las compras, que podría ser de 80.000 millones, según se ha filtrado, y una prolongación de la fecha de compras.

La cuestión es si mañana los mercados se van a ver decepcionados por lo que anuncie Mario Draghi y de si esto va a ser un “compra con el rumor y vende con la noticia”. Creo que mañana hay un elevado riesgo de que tengamos una recogida de beneficios, porque no se anuncia nada, porque lo que se anuncia queda por debajo de las expectativas o porque ya está descontado. Hay más probabilidades de que haya una recogida de beneficios.

Ahora bien, si no se truncan las expectativas, podría haber una recogida de beneficios, pero luego podría dar pie a un rally de final de año, rally que se complicaría si el BCE decepciona.

¿Ve más factible el rally en otros índices europeos que en el Ibex 35?
Por supuesto, ya que el Ibex se comporta peor que otros índices en el contexto del QE, ya que se ve lastrado por el sector bancario, que no le beneficia el QE, no se beneficia tanto de la depreciación del euro como otras bolsas con más alto componente exportador, y porque al Ibex le frena la exposición de empresas importantes a Latinoamérica. Por cierto, cuidado con el último mal dato de PIB de Brasil, que perjudica mucho a Telefónica y a Santander.

¿Sería factible que el BCE acabara comprando renta variable a lo largo de 2016?
No es imposible, pero no lo veo como la opción más factible. De momento, hay dudas de si va a ampliar la compra de bonos a bonos regionales y municipales, por lo que comprar renta variable sería ir más allá. Lo más probable es que no veamos compra de renta variable por parte del BCE.

El día 16 también tendremos reunión de la Fed, ¿los mercados descuentan que vaya a haber subida de tipos?
Sí, lo descuentan con una probabilidad del 80%, es lo que indican los futuros sobre fondos federales. La cuestión es que los mercados lo han descontado en las últimas semanas como algo positivo.

El viernes tenemos el dato de empleo de noviembre, que sería la última posibilidad para cambiar las posibilidades de que se suban tipos este mes.

¿Cuánto podría subir tipos ahora? Y ¿cuántas veces los podría subir a lo largo de 2016?
La subida va a ser muy paulatina. En esta ocasión podría ser de un 0,25% y a lo largo de 2016 podría subirlo unas entre dos y cuatro subidas, para acabar el año con los tipos en torno al 1-1,25%, dependerá de cómo evolucione la inflación, que también estará afectada por la evolución de china y de las materias primas, especialmente del petróleo.

¿Cómo va a reaccionar el mercado a esta subida?
El potencial de la renta variable estadounidense es muy limitado para lo que queda de año, que no veo un rally de final de año, ni para 2016.

¿Qué va a pasar con el EURUSD?
Lo vamos a tener más abajo, pues si ahora el BCE y la Fed no anuncian cambios en sus políticas, lo acabarán haciendo en enero. Yo veo al par en la paridad y seguramente en la primera mitad del año que viene o incluso por debajo de la paridad en 2016.

¿Qué valores españoles ofrecen potencial para 2016?
Podemos esperar un 2016 relativamente parecido al 2015, con una primera mitad marcada por la depreciación del euro y el QE, que ya sabemos a quienes beneficia, y, si aparecen correcciones significativas, será momento para entrar en el mercado. Pero con este escenario, habrá que estar alejados del sector bancario y de empresas con exposición a Latinoamérica. En cuanto a oportunidades, Gamesa, Acciona, IAG, NH, Meliá, Cie Automotive (estas tres últimas se aprovechan de la caída del euro), Grifols (para dar un toque seguro a la cartera), Ferrovial, DIA e Inditex.