Ahora que Wall Street no para de subir y subir, en parte gracias a la recompra de acciones propias, miramos cuál es la situación de las empresas españolas y si tendrían margen para engordar su autocartera como vía para empujar las subidas del Ibex 35 y remunerar a sus accionistas.

Los índices de Wall Street no paran de subir y subir y gran parte de estos ocho años de bull market han sido alimentados por la recompra de acciones, que han engordado la autocartera de las compañías para luego amortizarla. En nuestro país no hay tanta tradición de aumentar autocartera, ni como vía para subir en bolsa, ni como forma de retribuir a los inversores, sin embargo, nuestras empresas tienen margen para aumentar este fondo de títulos propios hasta el máximo del 10% permitido por la ley.
De hecho, excepto Abertis, la autocartera del resto de compañías del Ibex 35 está por debajo del 4% y, en total, el valor de todas estas acciones alcanza los 6.1184 millones de euros.
 
 
En el caso de Abertis, el nivel de autocartera está en máximos históricos, en el 8,235%, desde octubre de 2015, cuando la acción venía de caer un 15% en nueve meses tras marcar máximos históricos. Con el dinero captado en la salida a bolsa de Cellnex y se construyó esta baza para el futuro que ha ido ganando valor en este tiempo y ahora ya alcanza los 13.677 millones de euros en bolsa.
 

Pero no es la autocartera más valiosa del Ibex 35, ésa es la deTelefónica. El 2,803% que la operadora tiene de sí misma en un cajón vale a precios de mercado 1.325 millones de euros, y eso que gran parte del año pasado la autocartera superaba el 3% del capital de la compañía, pero, para compensar a los inversores por recortar el dividendo, en octubre amortizó el 1,5% de la autocartera. Con ello se redujo el número de títulos en circulación entre los que se repartía el valor de la compañía, es decir, el valor se incrementa el valor por acción (la empresa sigue teniendo el mismo valor, pero se reparte entre menos participantes).
 

Si Telefónica suplió parte de su remuneración vía dividendo con la amortización de autocartera, ArcelorMittal no ha hecho lo mismo. Pese a suspender el dividendo en 2015, mantiene la autocartera inamovible en el 2,946% desde mayo de 2006.


Otra de las autocarteras más valiosas del Ibex 35 es la de Iberdrola. La eléctrica está llevando a cabo un programa de recompra masiva de acciones para luego amortizar parte de la autocartera compesando la dilución derivada de su programa de dividendo flexible. Según la actualización de su plan estratégico presentado ayer, su intención es mantener el número de acciones en 6.240 millones. La autocartera que Iberdrola aún posee tiene un valor de mercado de 1.055 millones y, de amortizar más, quizás Iberdrola del largo lateral en el que está inmersa desde hace dos años.


Por encima del 3% de autocartera también encontramos a Técnicas Reunidas. De hecho, la compañía industrial alcanzó sus máximos históricos de autocartera este mismo mes de febrero al comprar el 3,856% de ella misma. Antes de ayer recortó este porcentaje de forma simbólica hasta el 3,851%, con un valor de mercado actual de 79.163 millones de euros. Quizás este arma le pueda servir para defenderse de los especuladores bajistas, que la amenazan con tumbarla en bolsa con un 7,33% de su capital entre las manos.
 

Algo más que una autocartera del 2,202% necesita Banco Popular para defenderse de los bajistas que poseen un 11,75% de su capital. El monto de acciones propias que Popular tiene en la recámara vale 79.061 millones de euros, y es el porcentaje más elevado desde marzo de 2013. Además, viene a compensar en parte la suspensión del dividendo, aunque realmente se queda en nada si pensamos que el valor ha caído más de un 30% desde que en agosto del año pasado Popular decidiera aumentar la autocartera.  
 

Uno de los movimientos de autocartera más reseñables es el de Mediaset. Durante muchos años la antigua Telecinco fue la compañía del Ibex 35 que más autocartera poseía, rozando siempre el límite permitido del 10%, pero en marzo de 2015 la redujo hasta el 0,128% actual para “coadyuvar a la política de retribución de los accionistas". Este movimiento recompensaba a los accionistas que en 2013 y 2014 dejó sin dividendo por los malos resultados.