Hace una semana que Draghi anunció las medidas que el mercado esperaba y que garantizaban la liquidez en los mercados. Desde entonces, los índices bursátiles europeos, alimentándose de ese buffet de liquidez, cotizan en máximos anuales, algunos históricos, o incluso en precios objetivos de este año. Ante esta situación técnica, nos preguntamos, ¿podrán ir más allá?

¡Bienvenida sea la liquidez! Las bolsas europeas han celebrado por todo lo alto (y nunca mejor dicho) que Draghi por fin se animara a dar al botón de crear dinero y abaratar los costes de financaición. Esto ha animado a los inversores a invertir en renta variable, llevando a los principales índices del Viejo Continente a cotas de máximos anuales y, como en el caso del Dax, incluso históricos. Ahora, la euforia del momento amenaza con dejar paso a la calma e, incluso a la recogida de beneficios, motivada por las fuertes subidas registradas y porque a los índices de Wall Street (los directores, al fin y al cabo) les cuesta cada vez más romper máximos históricos. Por ello, nos preguntamos, ¿les queda potencial a las bolsas europeas? (Ver: Identificación de oportunidades y operativa en índices)

IBEX 35
Con una revalorización del 12%, el Ibex 35 se ha convertido en la mejor gran índice de la bolsa europea de este año, ayudado desde que el jueves pasado el BCE le diera un espaldarazo con las medidas anunciadas. La inyección de liquidez, así como la rebaja de tipos benefician en especial al selectivo español debido a que sus empresas, en muchos casos altamente endeudadas, ven luz al final del túnel con el abaratamiento de su financiación. Así pues, con los 11.000 puntos por bandera, nos preguntamos si el Ibex tiene aún más recorrido de cara a los próximos meses. (Ver: Levantamos el pie del acelerador)

En un entorno en el el Ibex 35 está rompiendo resistencias, Kai Torrella, consejero delegado de Gesinter, piensa que “se pueden alcanzar los 11.500 puntos”. Además, si se cumplieran en próximos meses las cábalas de Torrella y el selectivo nacional alcanzara los 11.500 puntos, tendría pista libre para llegar a los 12.170 puntos”, indica Roberto Moro, de Apta Negocios. Este nivel coincide con los máximos de 2010. Como explica Moro, “desde los 12.170 se desarrolló la segunda pata bajista del mercado a largo plazo y es el 0,618 de la caída desde máximos históricos”, lo que le confiere más fuerza como zona de resistencia.

Además de por razones técnicas, por fundamentales, Marc Ribes, co-fundador de Blackbird, cree que también están justificados los avances del Ibex 35: "por la valoración de las compañías y la expectativa de beneficios en aumento; y por la diferencia entre la rentabilidad del bono español a 10 años y rentabilidad media de los dividendos nacionales. Por ambas razones, el Ibex 35 podría experimentar incrementos del 20-25%".

Ahora bien, no podemos descartar un parón antes de coronar estas cimas técnicas. Dicha parada técnica “vendría propiciada por los índices estadounidenses, que ya están muy sobrecomprados y por el Dax alemán”, indica Daniel Pingarrón, pero sería sana tras acumular tanta sobrecompra.

En el corto plazo, Sergio Sanz González, analista financiero de Millard Equity, indica que “el selectivo español ha aligerado parte de la sobrecompra acumulada, pero las correcciones deberían continuar. Aplicando Fibonacci propondría entradas alcistas en 11.000 y 10.900 puntos, respectivamente, con stop en 10.850”. ¿Cómo se resolverá este escenario? “a corto plazo el Ibex seguirá siendo alcista en caso de romper los 11.200”, si no, podría ir a descansar a los 10.700 puntos, donde tiene su anterior máximo anual.

ibex 35



EUROSTOXX 50
Aunque el EuroStoxx 50 acumula la mitad de revalorización que el Ibex en el año, viene siendo tradición técnica que corran parejos. En este sentido, el índice compendio europeo también acaba de romper los anteriores máximos y cotiza en máximos anuales, buscando como primer objetivo de subida los 3.450 puntos, zona de máximos de octubre de 2008.

Además, Kai Torrella cree que el EuroStoxx 50 lo hará muy bien en lo que resta de año pues, “de cara al próximo semestre vemos un cambio hacia valores de alta capitalización. En este sentido, el Eurostoxx pues puede ser el mejor índice del 2º semestre con cotas en 3.600-3.700 puntos”. Desde los niveles actuales esto comprendería que al selectivo europeo le queda un potencial de subida este año del 12%.

eurostoxx 50



DAX
El Dax sube en el año prácticamente lo mismo que el EuroStoxx 50 (6,5%), aunque técnicamente el índice alemán se mira más en el espejo de Wall Street, donde a los selectivos S&P 500 y Dow Jones les cuesta cada vez más marcar nuevos máximos históricos. De hecho, a su imagen y semejanza, al Dax le cuesta sudor y lágrimas consolidar los 10.000 puntos, máximos históricos intradiarios.
Por debajo, el índice encuentra un soporte de corto plazo en la zona de los 9.800 puntos, donde dejó un hueco alcista aun sin cerrar a mediados de mayo. Podría intentar cerrarlo parta luego apoyarse en la directriz alcista (9.500 puntos) y seguir subiendo.

A medio plazo el soporte lo conforman los mínimos anuales en los 9.000 enteros. La fiabilidad de este soporte es elevada pues el Dax ha logrado apoyarse y rebotar en él hasta en 3 ocasiones en los últimos siete meses.

dax



CAC-40
Aunque también acumula la misma subida anual que el Dax, la situación técnica del índice parisino es, probablemente, una de las más comprometidas de las grandes bolsas europeas, pues se encuentra en zona de resistencia de largo, en los 4.600 puntos.

A corto plazo, desde Millard Equity proponen apostar por “posiciones bajistas con stop ajustado. Así entrada bajista con stop en 4.610 y objetivo en 4.521”. Aunque, en el caso de que finalmente el CAC se decante por romper los 4.610 puntos, “nos posicionaríamos alcistas” y, es que, a medio plazo, si logra superar los 4.600 puntos, su siguiente objetivo serán los 5.000 enteros, nivel en el que el índice podría frenarse, ya que supuso una importante zona de salida de papel a comienzos de 2008.

cac

Empresas donde Estrategias de Inversión colabora con sus análisis: