Como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena. Actualmente, las pensiones públicas no están aseguradas. Un aumento de la natalidad así como unas altas tasas de paro apunta a que el porcentaje de la pensión que se reciba no sea lo suficiente para seguir manteniendo el mismo nivel de vida. Por ello, una opción a la que cada vez más personas acuden es la de un plan de pensiones.

Se trata de un producto financiero y de ahorro con el cual se hacen aportaciones periódicas o puntuales para en un futuro disponer de un capital complementario a la pensión ofrecida por el Estado.

Por supuesto, este producto es totalmente voluntario. Sin embargo, ¿cuándo es un buen momento para abrir un plan de pensiones? No es lo mismo abrir uno al comienzo de la vida laboral, que a los 30 o incluso a los 50 años.

A mayor edad más esfuerzo

La razón de esto es que cuanto antes se comience a aportar a este plan de pensiones, se dispondrá de más años para contribuir al mismo; y por tanto, un menor esfuerzo para el inversor.

La cantidad que una persona de 20 años debería ahorrar es de menos de 3.000 euros al año, lo que se traduce en más de 6.000 si la edad a la que se decide abrir un plan de pensiones es superior a los 50 años.

A pesar de ello, sí es recomendable un plan de pensiones a los 50 años ya que estos últimos no abandonan su razón de ser, la cual es seguir manteniendo el mismo nivel de vida que el inversor llevaba hasta el momento de la jubilación.

Además, las ventajas fiscales que obtendremos por el plan, a pesar de ser más limitadas-  serán a su vez beneficiosas.

Escoger un plan de pensiones adecuado

Eso sí, tal y como apuntan los expertos, habrá que escoger un plan de pensiones acorde a la edad y al perfil del inversor, antes de contratar el primero que nos aporte una buena rentabilidad. Además, es de gran importancia calcular el importe de la pensión una vez terminada la vida laboral.

Asumir menos riesgos

Es por ello por lo que conforme más años vayamos sumando, lo ideal es que asumamos menos riesgos. Por lo tanto, cuanto más cerca estemos de la edad jubilación nos decantaremos –en su mayoría- por productos de renta fija.

Expertos del sector afirman que a partir de los 50 años, lo más conveniente es escoger fondos de renta fija (70%) y de renta variable (30%). A nivel nacional, el ahorro acumulado en España se concentra de forma mayoritaria en planes mixtos, tal y como explica el Observatorio Inverco en un estudio.