En los últimos tres meses, el principal factor que ha impulsado el rendimiento de los bonos soberanos alrededor del mundo, ha sido la posibilidad de que la Reserva Federal de EE.UU iniciara su proceso de normalización de la política monetaria a medida que otros grandes bancos centrales mantenían un sesgo laxo.

Aunque la renta variable de los mercados desarrollados ha seguido valorizándose gracias al crecimiento de los beneficios, éstos últimos en algunos mercados emergentes han estado disminuyendo durante el mismo período. Mientras tanto, el aumento de los riesgos geopolíticos ha impulsado al precio de los metales preciosos, lo que como contracara los deja expuestos a una posible corrección. Respecto a las materias primas, seguimos favoreciendo la exposición a los metales industriales, ya que el déficit de oferta en algunos subsectores se profundiza.

El posicionamiento en el T4 de 2017

El índice de volatilidad del mercado (VIX) ha estado por debajo del límite inferior de su banda (-1x desviación estándar) por segundo trimestre consecutivo, lo que indica que la percepción del riesgo en el mercado de renta variable es baja y que, para el cuarto trimestre (T4) de 2017, los inversores pueden mantener una mayor exposición a la renta variable (55%) en comparación con la renta fija (35%); algo similar sucede con la cartera de referencia estratégica. Antes del T3 2017, el modelo estaba sugiriendo una asignación más equilibrada entre las acciones y los bonos, en un 45% cada uno, ya que el índice de volatilidad estaba entre su límite inferior y su media histórica. Las materias primas continúan teniendo una asignación del 10% tanto en la cartera estratégica como en la táctica.

Para el T4 de 2017, nuestro nuevo modelo de renta variable, puesto en marcha desde el tercer trimestre, sugiere mantener una mayor exposición a las large caps de EE.UU, Japón, Francia, Holanda y Dinamarca. Los precios reales de estos índices de renta variable han estado creciendo en una media del 3.2% en el último trimestre.

Dado que los beneficios reales por acción también vienen aumentando, pensamos que el mercado espera que el crecimiento de los beneficios continúe hasta equipararse con el crecimiento de los precios reales en el corto plazo. En el otro extremo del espectro, el modelo sub-pondera a Italia, Brasil, México, Malasia y Rusia. Los beneficios reales por acción han descendido un 2.9% en el último trimestre, siendo Italia el peor. Es probable que el mercado de renta variable italiano permanezca moderado hasta las próximas elecciones generales de mayo de 2018.

La siguiente tabla muestra cómo nuestras posiciones tácticas han cambiado durante los últimos tres trimestres en comparación con el modelo de referencia estratégico y nuestras nuevas posiciones para este trimestre.

Gráfico 1

Para el T4 de 2017, el modelo de bonos sugiere la reducción de exposición en general, debido al aumento de expectativas de inflación y de tipos de interés en EE.UU y la UE por primera vez desde noviembre de 2016. La Fed ha anunciado su intención de reducir su balance progresivamente a medida que continúa aumentando los intereses. Por su parte el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra, están por el momento manteniendo sus balances de estímulo.

En este análisis, vemos que nuestro modelo de contra-tendencia sobre materias primas ha tenido mejoras significativas en comparación con sus parámetros iniciales (ver enlace abajo a la nota original). El cambio en el posicionamiento neto y el rendimiento del rolo se miden ahora en comparación a sus medias móviles de 3 meses. El indicador de impulso se basa en una combinación del precio medio durante un período de dos semanas en comparación con la media móvil de 200 días y el rendimiento de los precios de las materias primas en los últimos 6 meses.

Los resultados del modelo sugieren para el T4 una sub-ponderación sobre el oro, la plata y el platino, manteniendo la misma ponderación sobre las otras materias primas que en el Bloomberg Commodity Index. El modelo está tomando una exposición corta sobre 15 de las 24 materias primas, permaneciendo largo sobre el crudo WTI, la gasolina, la mayoría de los metales industriales (con la excepción del aluminio), el algodón y el café. Las tensiones crecientes generadas por Corea del Norte han llevado a los metales preciosos a registrar nuevos máximos anuales. No obstante a medida que se apaciguan, vemos un mayor riesgo de corrección. Por su parte el valor de la gasolina y el barril WTI, se ha visto impulsado por los huracanes que golpearon recientemente al Golfo de México, lo que se aprecia en el mayor descuento que se opera frente al Brent. Con la excepción del aluminio, la mayoría de los metales industriales están en déficit, lo que debería seguir respaldando a los precios.

Rendimiento de la cartera

La cartera táctica continúa mostrando el menor nivel de volatilidad en comparación con la cartera 60/40 y la de referencia estratégica, mejorando la relación de Sharpe a 0.66 frente al 0.53 de la 60/40 y 0.43 de la estratégica.

Gráfico dos

Desde enero de 2005, el desempeño de la cartera táctica supera al de la 60/40 y a la estratégica de referencia en un 0.9% y 0.5% anual, respectivamente.

Gráfico 3

Cada clase de activo en la cartera táctica también continúa superando el desempeño de su equivalente en la cartera 60/40 y en la de referencia estratégica: los bonos en un +0.6% anual, la renta variable en un +0.3% y las materias primas en un +5.7% anual, respectivamente. Esto ilustra la eficiencia de nuestros modelos fundamentales en la mejora del perfil de riesgo/retorno de la clase de activo, así como de la cartera táctica.

La cartera táctica ofrece una mejor protección contra el riesgo a una pérdida de valor, al haber marcado una pérdida máxima flotante del -24.1%, frente al -33% de la cartera 60/40 y el -37% de la estratégica de referencia. También se recupera más rápidamente de su pico de valor anterior: 1,9 años frente a 2,8 años para la cartera 60/40 y 3 años para la cartera estratégica.

Metodología de las carteras

En el modelo de cartera estratégico se aplica una estrategia de sólo-largo a través de 60 inversiones en tres clases de activo: materias primas (25), renta variable (28) y bonos (7). Las ponderaciones iniciales corresponden a las metodologías de ponderación de los siguientes índices:

Para las materias primas, el Bloomberg Commodity Index

Para la renta variable, el MSCI AC World Index

Para los bonos, los Barclays Bond Indices

Gráfico 4

El modelo estratégico representa una cartera equilibrada en donde el 55% corresponde a la renta variable, el 35% a la renta fija y el 10% a las materias primas. Estos niveles son reajustados cada mes a través de los índices mencionados precedentemente.

Nuestro modelo de cartera táctico busca superar el desempeño de la cartera de índices estratégicos a través de la aplicación de modelos basados en fundamentos. Esto nos permite reflejar todo nuestro análisis y perspectivas de la economía mundial en cada clase de activo. Las ponderaciones en el modelo de cartera táctico también son reajustadas mes a mes a través de las siguientes variables:

El modelo relativo de renta variable-renta fija que establece la ponderación entre bonos y acciones, dejando siempre fija la de materias primas en un 10%.

El modelo de renta variable que fija la ponderación de las acciones.

El modelo de bonos fija la ponderación de bonos.

El modelo de contra-tendencia fija la ponderación para las materias primas.