Las decisiones de la FED, la política monetaria del BCE, el proceso secesionista de Cataluña o el Brexit son algunos de los componentes que aportan un gran riesgo al valor de los activos de un inversor. No obstante, utilizar estrategias a través de las opciones servirá para cubrir y optimizar los resultados de inversión. Pero realmente, ¿qué son las opciones?

Las posibilidades para invertir en un instrumento financiero u otro son múltiples. Se escogerá el apropiado dependiendo del perfil, objetivo y riesgo que quiera asumir el inversor. Uno de estos instrumentos son las opciones, las cuales ofrecen grandes oportunidades para generar beneficios.

Estas últimas no son otra cosa que un contrato entre dos partes (comprador y un vendedor) donde se pacta un precio del activo, que se intercambiará a una fecha a futura. Dicha transacción se realizará en el momento de vencimiento de la opción.

Utilidades de una opción

Con las opciones se pueden obtener grandes ganancias si se acierta en las previsiones sobre las tendencias futuras del mercado. Además, las opciones son también muy utilizadas para las operaciones de cobertura ya que mitigan el riesgo de los inversores. Además supone un ‘salvavidas’ de las variaciones de tipo de cambio de divisas.

Estas últimas, pueden ofrecer grandes oportunidades para generar beneficios recurrentes así como cubrir carteras en momentos de incertidumbre. Este tipo de situaciones podría ser el proceso de independencia catalán, cambios en la política económica del BCE o el Brexit.

Las opciones son un instrumento financiero es ampliamente utilizado por los brokers –así como por otros inversores-. 

¿Qué factores influyen en el valor de una opción?

José Carlos López, profesor del curso de opciones de Estrategias de Inversión explica que existen varios factores que pueden influir en el valor de una opción:

  1. El tiempo de vencimiento. Según se incremente más tiempo a la fecha de la transacción, habrá más incertidumbre.
  2. La volatilidad. Esta medida matemática cambiará según la probabilidad que tenga el inversor de que ese valor o active, suba o baje.
  3. Pago de dividendos. Se deberá tener en cuenta cuántos dividendos me pagará una opción. Si hablamos de opciones sobre acciones no es tan importante pero si hablamos de renta fija o divisas sí.
  4. La delta. Cuánto va a subir o bajar el valor de mi activo según se mueva la subyacente.

¿Son un instrumento complejo?

La gran mayoría de los inversores ven este tipo de productos como algo muy complejo. Sin embargo, tal y como explica López, las opciones son sencillas, sólo es necesario conocer los conceptos básicos sobre los que gira todo el proceso de decisiones, la visión de mercado, de creación de estrategias y de cobertura de carteras.

Más información sobre el curso de opciones de Estrategias de Inversión