Henderson Horizon Japanese Equity Fund, con calificación “A” por Standard & Poor’s, es un fondo de renta variable japonesa que busca una revalorización del capital a largo plazo mediante la inversión en empresas japonesas de diversos sectores. Tiene sesgo GARP y es flexible tanto en lo que se refiere a la asignación sectorial como a la capitalización, invirtiendo en compañías tanto grandes como pequeñas. A día de hoy cuenta con 47 millones de euros bajo gestión, y sus mayores posiciones se centran en el consumo discrecional (24,3%), el sector financiero (23,2%) y las tecnologías de la información (17,5%). Lanzado en 1985 y denominado en dólares, está gestionado por Michael Wood-Martin, quien, gracias a su rigurosa gestión, ha cosechado muy buenos resultados: los resultados del fondo le colocan sólidamente en el primer quintil de su peer group a 6 meses, 1 año, 2 años, 3 años y 10 años.
Por su parte, la filosofía de inversión se basa en “buscar crecimiento a un precio adecuado”. El gestor utiliza un enfoque bottom-up para identificar valores que, a su entender, cotizan por debajo del nivel al que se espera verlos en dos o tres años. En efecto, prefiere adoptar una estrategia de “comprar y mantener”, enfocándose la probable evolución a medio y largo plazo en lugar de simplemente buscar oportunidades a corto plazo.

En cuanto al proceso de inversión, el fondo tiene una cartera concentrada de 30-40 valores, lo que permite a Wood-Martin mantener un estrecho contacto con las compañías en las que invierte, las cuales son seleccionadas atendiendo a los siguientes criterios: análisis fundamental y cualitativo de la empresa dentro de su sector y de su equipo directivo, junto con el control y seguimiento del riesgo. Cada posición large-cap suele representar entre el 3 y el 5% de la cartera, mientras que cada posición small-cap suele ser de alrededor del 1,5%. De esta forma, las 10 mayores posiciones suelen representar más del 40% de la cartera, cuya rotación típica es de 33%-50% p.a.

“Los mercados de renta variable han crecido mucho desde los mínimos mensuales, pues los acontecimientos económicos están siendo interpretados de una manera más constructiva. No se sabe cuánto durará esto, pero los mercados pueden escalar posiciones hacia arriba nerviosamente. Para Japón, probablemente hayamos dejado atrás la peor caída en la producción industrial y los inventarios han empezado a disminuir, una combinación de hechos que en el pasado fijó las bases para la recuperación económica. Sin embargo, todavía se desconoce lo fuerte que será esta recuperación debido a la estrepitosa caída sufrida por la actividad económica mundial. Mientras la recuperación de las economías internacionales sigue siendo importante, los partidos políticos japoneses parecen haberse puesto de acuerdo en mayores estímulos fiscales. Esto, en contraste con los esquemas previos, puede ser una medida a largo plazo y puede impactar de forma directa en los sectores de consumo e inmobiliario, áreas en las que el fondo está sobreexpuesto”, comenta el gestor.