 El fondo acumula un rendimiento del 6,27% anual en los últimos cinco años  BBVA Propiedad ha multiplicado por 8 el número de partícipes, hasta los 45.506, y por 13 su patrimonio, hasta los 2.218 millones de euros, desde 2001  Durante 2006, se han llevado a cabo inversiones por valor de 332,7 millones de euros y se han puesto en explotación 2.633 nuevas unidades  BBVA Propiedad invertirá 300 millones de euros en 2007, fundamentalmente en oficinas, donde se espera una tendencia al alza de las rentas de alquiler  La cartera de inmuebles del fondo mantiene una significativa posición en primera vivienda (67,2%) BBVA Propiedad ha desarrollado una innovadora estrategia de crecimiento en los últimos años que le ha llevado a cerrar 2006 con una rentabilidad del 6,12%. Durante el pasado año, el fondo elevó su patrimonio un 21% y un 10% el número de partícipes. Desde 2001, el fondo inmobiliario del BBVA ha multiplicado por 13 el patrimonio gestionado hasta los 2.218 millones de euros y por 8 el número de partícipes hasta los 45.506 partícipes. En los últimos cinco años, el rendimiento obtenido ha sido del 6,27%. El fuerte crecimiento que ha experimentado el fondo inmobiliario de BBVA le ha permitido situarse entre los principales operadores del mercado inmobiliario español en el negocio patrimonial. “Estos resultados se han logrado por las buenas compras que hemos ido realizado en lugares de alto crecimiento de precios. De hecho, buena parte de este éxito se explica por las inversiones realizadas en ciudades con crecimiento de precios por encima de la media nacional”, afirmó Rafael de Vicente, director de BBVA Propiedad. A cierre de 2006 y contabilizando todas las compras efectuadas, la cartera de explotación de BBVA Propiedad constaba de una superficie de alquiler de 452.866 m2, con 5.915 unidades. Entre estos activos se incluyen: 2.233 pisos, 2.813 plazas de garaje, 76 locales comerciales y 644 trasteros. La cartera de inmuebles de BBVA Propiedad mantiene una significativa posición en el sector residencial (67,2%). A lo largo de 2006, BBVA Propiedad invirtió 332,7 millones de euros en inmuebles, lo que supone la mayor inversión anual en la historia del fondo. Durante el pasado año se pusieron en explotación 2.633 nuevas unidades, de las que 1.075 eran pisos. Las principales operaciones realizadas fueron la Manzana Castellana, en Madrid, con una inversión de 152 millones, y Julián Camarillo, también en Madrid, por un importe cercano a los 100 millones de euros, y que consiste en dos edificios de oficinas totalmente alquilados. Para este ejercicio, se mantendrá el volumen de inversión de los últimos años, y se continuará con la política de diversificación tanto por tipología de producto como por áreas geográficas. Está previsto que las inversiones de BBVA Propiedad se orienten fundamentalmente a oficinas aunque sin dejar de lado el residencial en aquellas operaciones que merezcan la pena. 2007, un año más de crecimiento Según las estimaciones de Inverco, el sector de Fondos de Inversión Inmobiliaria mantendrá durante este año un fuerte crecimiento e incrementará el patrimonio en un 18,6%, hasta alcanzar los 10.000 millones de euros. Se trata de un crecimiento que supera el esperado para el total de Instituciones de Inversión Colectiva, previsto para el 9,2%, según datos de la patronal. Al mismo tiempo, esta categoría de fondos seguirá ganando peso en el sistema de fondos de inversión, pasando del 3,2% al 3,5%. En lo que respecta a las previsiones sobre la evolución del mercado inmobiliario éstas recogen una paulatina desaceleración de los precios de la vivienda. Según el Servicio de Estudios de BBVA, los precios crecerán en torno al 4-6%. No obstante, las perspectivas son muy favorables para el mercado de oficinas, y se espera una tendencia al alza de las rentas de alquiler. BBVA Propiedad contempla un programa de inversiones para 2007 de 300 millones de euros que incluye la rotación de activos inmobiliarios y una mayor diversificación en tipología de producto como por mercados. En este último capítulo destacan las inversiones en mercados europeos como Alemania, Francia y Portugal. Este punto está recogido en el nuevo folleto del fondo, tras los cambios normativos del nuevo Reglamento de IIC.