https://www.estrategiasdeinversion.com/uploads/noticias_redaccion/graficos_dentro/202111/semana_4/amazon_ap.jpg

Nacimiento y evolución

Corría el año 1994 cuando Jeff Bezos decidió fundar una pequeña compañía de venta de productos para atender las necesidades de los consumidores. Apenas tres años después, en 1997, el fundador pudo sacar su negocio a bolsa afianzando la ya entonces buena salud de la empresa.

Veinticuatro años después de aquel hecho, aquella creación llamada Amazon se ha convertido en el ecommerce más potente del mundo, su creador en uno de los hombres más ricos de los últimos tiempos, y sus acciones en unas de las más codiciadas por los inversores, a los que les sobran buenos motivos para apostar por este gigante mundial.

¿Por qué invertir en Amazon?

Si apenas se presta un poco de atención a las noticias que circulan sobre la compañía de Bezos y sus movimientos bursátiles, la opinión general de los economistas asoma. Es, de hecho, una de las pocas ocasiones en la historia de los mercados en que más del 95 % de los analistas coincide en que invertir en Amazones, a día de hoy, una apuesta segura.

No sin razones, pues hasta la crisis del Covid-19 ha supuesto una oportunidad de crecimiento para la entidad, que en plena pandemia se vio obligada a contratar a cien mil efectivos para garantizar el abastecimiento.

Por si este motivo no fuese suficiente, el mercado de las ventas online se espera que crezca desde el 12 % actual hasta el 31 % en los próximos años, lo que supondrá una ampliación del margen de ventas que doblará las ganancias de estas compañías y, por ende, el valor de sus acciones.

En el desarrollo del 0 al 12 %, las acciones de Amazon han multiplicado su valor desde los 1.000 € hasta el millón, lo que permite vislumbrar las cotas dinerarias que podrían alcanzar con el próximo periodo de expansión. Por otro lado, la dirección ejecutiva del hombre de negocios más importante de nuestro tiempo es una razón más que sólida para agenciar la rentabilidad. En este artículo David Romero nos da argumentos a favor de invertir en el gigante del e-commerce.

Estrategias de Inversión

Más que ventas online

Aunque es de sobra conocida la marca Amazon en el mundo, incluso los más aficionados a visitar su portal pueden decir que desconocen los diversos negocios que funcionan tras la venta online. Arriesgarlo todo a una sola apuesta parece una estrategia poco lúcida para una mente brillante como la de Bezos, de ahí que haya apostado por desarrollar otras líneas, algunas tan sorprendentes como el cloud computing, que cuenta con un servicio de computación cuántica único en el mundo.

Cuando el mundo empieza a dar sus primeros pasos con este nuevo sistema informático, Amazon ya lo ha incorporado de modo efectivo a su aplicación en la nube. Amazon Studio o Amazon Prime Video son quizás los departamentos ajenos a la función primitiva más conocidos por los usuarios, pero también marcas como Twitch, Whole Food Market o Audible son dependientes del gran supermercado del mundo.

Histórico de valores

Otro de los datos de interés que los inversores sopesan a la hora de invertir en las diferentes empresas es el histórico de valores de sus acciones. Una progresión continuada, fiable y ágil suele ser un buen indicador de la futura rentabilidad de la compra. Si se compara el histórico de valores de Amazon de los últimos seis años, la subida exponencial de la empresa invita a invertir en ella sin miedos. Desde el 24 de noviembre de 2015, las acciones de Bezos han escalado más de 2.500 dólares y actualmente oscilan entre los 3.500 y los 3.600 de valor, en cuya progresión han experimentado un aumento de incluso el doble entre un año, el anterior y el posterior. Se estima que en un periodo no muy lato se asienten en los 5.000.

¿Es un buen momento para invertir en Amazon?

Si observamos el gráfico que ha descrito la cotización de las acciones de Amazon vemos que le empresa lleva desde mediados de abril de este año en movimiento lateral, en lo que identificamos como una caja de darvas o periodo de acumulación. De dicho análisis determinamos dos hipotéticos puntos de entrada: el primero, ubicado en los $3.180, que ejerce de suelo de la caja y de soporte inferior; y el segundo, ubicado alrededor de los $3.800, punto que representa la rotura del actual máximo histórico, un poco por encima de la resistencia superior de la caja de darvas. 

En caso de comprar en el primer punto de entrada, en el soporte inferior ubicado en los $3.180, es de esperar que la cotización de las acciones de Amazon rebote de nuevo al alza, ofreciéndonos —de cumplirse esta hipótesis— un excelente punto de compra. En la segunda estrategia, entrando a partir de los $3.800, buscaríamos que las acciones fueran capaces de romper la resistencia superior e inciar una carrera alcista en busca de nuevos máximos históricos.