La administración Biden ha estado evaluando el posible uso de las Stablescoins como un medio pago convincente, ya que las mismas están estrechamente relacionadas a las monedas fiat. Las mismas podrían ser usadas para comprar cualquier bien y servicio. No obstante, estás deben ser reguladas según indica Thomas Franck en CNBC.

Cuando se regulan, las monedas estables podrían "respaldar opciones de pago más rápidas, más eficientes y más inclusivas", dijo el Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros, que incluye a varios asesores económicos importantes del presidente Joe Biden.

"Además, la transición hacia un uso más amplio de las monedas estables como medio de pago podría ocurrir rápidamente debido a los efectos de la red o las relaciones entre las monedas estables y las bases o plataformas de usuarios existentes".

Aún así, los asesores económicos de Biden dijeron que el Congreso debe introducir una supervisión regulatoria y una estructura de mercado formal tan pronto como sea posible para proteger e informar a los inversores, emisores e intercambios.

Específicamente, recomendaron que aprobara una legislación que limite la emisión de monedas estables a los bancos asegurados, una medida que daría a los reguladores una jurisdicción mayor sobre la industria.

Los altos funcionarios de la administración le dijeron a CNBC que su informe se centra en los riesgos, pero que los principales reguladores del país piensan que las monedas estables ofrecen una opción de pagos digitales convincente que necesita mucha más supervisión por parte de los legisladores.

¿En qué se diferencian las Stablecoins de las criptomonedas tradicionales?

El mercado de Stablecoins vale unos 130 mil millones de dólares y mantiene su valor gracias a su vínculo con las monedas fiats. Esto las ha transformado en una fuente de liquides en el mercado de criptomonedas, ya que los inversores las utilizan para comprar o vender otro activos y acumular valor.

Las Stablecoins son como las monedas fiduciarias para el intercambio y depósito de valor. Además son vistas como una fuente de apreciación de capital y con posibles rendimientos en el mercado.

“Al igual que otros activos digitales, las monedas estables deben ser monitoreadas para asegurarse de que no estén financiando actividades delictivas”, dijo el lunes el presidente de la Comisión de Bolsa y Valores, Gary Gensler, en un comunicado de prensa quien también es miembro del Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros.

"El uso de monedas estables presenta una serie de desafíos de política pública con respecto a la protección de los inversores. Además, las monedas estables pueden facilitar a quienes buscan eludir una serie de objetivos de política pública relacionados con nuestro sistema bancario y financiero tradicional: lucha contra el lavado de dinero, cumplimiento de impuestos, sanciones y otras salvaguardas contra actividades ilícitas".

La administración dijo que habló con varios actores clave en la industria de la criptografía para redactar su análisis, incluidas las plataformas de pago Visa, Mastercard y Square, así como los exchange Coinbase, Gemini y Kraken.

También destacaron algo que llamaron riesgo “prudencial”. Estos incluyen una corrida de monedas estables, la incapacidad de los emisores para cumplir con las solicitudes de canje o la concentración del mercado.

Los autores del informe recomendaron que "el Congreso actúe con prontitud para promulgar legislación que garantice que las monedas estables de pago y los acuerdos de monedas estables de pago estén sujetos a un marco prudencial federal de manera coherente y completa".

Por eso es que se recomendó destinar la emisión de las mismas a bancos previamente seleccionados y asegurados.

Clasificar a los emisores de monedas estables como bancos daría a las agencias gubernamentales, incluidas la Federal Deposit Insurance Corp. y la Reserva Federal, una mayor jurisdicción sobre sus operaciones, gestión de riesgos y un mejor sentido de la salud general de la industria.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Los reguladores podrían imponer estándares de capital y liquidez diseñados para mantener seguras a las instituciones financieras y garantizar que los emisores puedan cumplir con los reembolsos de monedas.

Esto provocó el rechazo de algunos, incluida la senadora republicana Cynthia Lummis de Wyoming, quien dijo que el requisito va demasiado lejos y perjudicaría a las empresas emergentes más pequeñas.

"Estoy de acuerdo con muchas de las recomendaciones, incluida la necesidad de una legislación del Congreso y una gestión prudencial del riesgo, proponer que solo las instituciones de depósito aseguradas pueden emitir una moneda estable es erróneo", dijo Lummis en declaraciones preparadas. “Todos deberíamos estar de acuerdo en que las nuevas empresas deberían tener las mismas oportunidades que las instituciones de Wall Street. Sin embargo, como dice claramente el informe, el Congreso tendrá la última palabra".

Los funcionarios de la administración también señalaron que las discusiones con Capitol Hill aún se encuentran en las primeras etapas.

Aunque ambos partidos estarían a favor de una regulación, los demócratas del Congreso aún tienen pendiente aprobar el plan presupuestario.

¿Cómo ha trabajado la Casa Blanca este el proyecto?

La Casa Blanca ha reclutado durante meses a sus principales asesores económicos en discusiones sobre cómo introducir regulaciones sobre monedas estables y activos similares.

Esas discusiones se han basado en los aportes de un panel de reguladores senior encargados de detectar riesgos para el sistema financiero y que forman el grupo de trabajo de Biden. Los miembros habituales incluyen a Gensler, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y la presidenta de la FDIC, Jelena McWilliams.

El senador Sherrod Brown, demócrata de Ohio y presidente del Comité Bancario del Senado, aplaudió las recomendaciones del grupo de trabajo.

"El informe del Grupo de Trabajo Presidencial de hoy destaca los riesgos que presenta el rápido crecimiento de las monedas estables para las familias y la economía", dijo en un comunicado de prensa. "Debemos trabajar para asegurar que cualquier nueva tecnología financiera esté sujeta a todas las leyes y regulaciones que protegen a los inversores, consumidores y mercados, y que compitan en igualdad de condiciones con las instituciones financieras tradicionales".

La relativa calma y los usos potenciales de las monedas estables han llamado la atención tanto del Capitolio como de los reguladores financieros. La Fed, por ejemplo, ha estado estudiando durante meses la posibilidad de una moneda estable de EE. UU. o una moneda digital del banco central.

Cuando se le preguntó en septiembre sobre los planes de la Fed para una moneda digital estadounidense, Powell reconoció que las CBDC ofrecen ventajas y desventajas.

“Creemos que es realmente importante que el banco central mantenga una moneda y un sistema de pagos estables en beneficio del público. Ese es uno de nuestros trabajos ", dijo Powell en ese momento.

El Banco de la Reserva Federal de Boston, que ha liderado los esfuerzos de investigación del banco central sobre monedas estables, dijo en agosto que sancionar una CBDC ayudaría a Estados Unidos a mantener el ritmo de países como China y Suecia.

Los defensores de las Stablecoins y CBDC argumentan que una moneda digital segura ligada al dólar podría ayudar a entregar pagos al público en tiempos de crisis y ayudar a brindar servicios financieros a comunidades que no están bancarizadas.

El gobernador de la Fed, Lael Brainard, uno de los diputados clave de Powell, es un partidario abierto de la investigación del banco central.

“Dado el importante papel del dólar, es esencial que la Reserva Federal permanezca en la frontera de la investigación y el desarrollo de políticas con respecto a CBDC”, dijo durante el verano. Wall Street espera ampliamente que Biden promueva Brainard en las próximas semanas.

Aprenda a invertir en bitcoin y otros criptoactivos con el curso que realiza Estrategias de Inversión