Se podría decir que se encuentra dando forma a una figura de continuidad alcista en forma de “bandera”. Ahora bien, en el corto plazo no descartamos incluso que pueda corregir de nuevo hacia la zona de los $1.190-$1.200 en un típico movimiento en throw back a la parte superior del canal bajista, ahora soporte. Pero lo lógico sería que tras una pequeña corrección de corto plazo veamos al “metal precioso” reestructurarse de nuevo al alza con la mirada puesta en los $1.307 (máximos de 2015) e incluso los $1.345 (máximos de julio de 2014) como objetivos más inmediatos.

Gráfico semanal - onza de oro
Lee además:
El petróleo se coloca por encima de la directriz bajista principal y supera resistencias
Claves bursátiles de la sesión: inflación en España y resultados de JP Morgan en EEUU