“La corrección de la semana pasada tiene su origen en la reducción de las expectativas de crecimiento de medio plazo”.



A esto hay que unirle “el efecto de las medidas anunciadas por el BCE, que se ha ido diluyendo y no podemos obviar que el mercado no había descontando los riesgos geopolíticos. En adelante vamos a seguir viendo episodios de volatilidad, pues no era normal la baja volatilidad que había y la situación va a seguir siendo inestable, aunque el fondo sigue siendo positivo”.

“los tests de stress van a ser un elemento importante. Creemos que en España no va a haber sorpresas y confiamos en los resultados. El riesgo vendría de que en algún otro país europeo alguna entidad no pasara el tests. Es muy importante que salgan bien porque es necesario que fluya el crédito es necesario para el crecimiento”. Además, otra clave serán los PMI. Si bajan por debajo de 50, puede suponer un peligro, aunque a medio plazo vemos subidas”.

Declaraciones a Radio Intereconomía