Unicaja Banco vuelve a bonificar la domiciliación de nómina y en esta ocasión lo hace con una tarjeta de hasta 250 euros. Esta campaña está dirigida tanto a nuevos clientes como a los que ya lo son, siempre que domicilien por primera vez su nómina en la entidad.

En concreto, las personas que domicilien su nómina en Unicaja Banco pueden llevarse una tarjeta de 250 euros (para aquellas iguales o superiores a 2.500 euros) y de 100 euros (para las inferiores a 2.500 euros, siendo el mínimo de 600 euros).

El único requisito es mantener la domiciliación durante dos años. No obstante, para jóvenes menores de 28 años no existe compromiso de permanencia. La promoción estará vigente hasta el 31 de enero de 2021, aunque está limitada a las 2.400 primeras nuevas nóminas.

Especial Megatendencias de Inversión
El nuevo orden internacional vira hacia las megatendencias empresariales y de inversión. Descubre el futuro para los inversores.

La campaña responde a la buena acogida que este incentivo tuvo en 2018 y 2019 y se suma a las ventajas habituales que ofrece la entidad incluidas en el Servicio Nómina de Unicaja Banco.

Ventajas

Entre estas ventajas, se encuentran la posibilidad de descubierto en cuenta y anticipo de nómina, la exención de comisiones, préstamos bonificados tanto personales como hipotecarios y condiciones especiales de financiación con el Préstamo Nómina. Asimismo, el servicio ofrece descuentos en seguros y un servicio gratuito de avisos mediante SMS.  

Unicaja Banco ofrece a las personas con nómina domiciliada una manera sencilla para realizar sus servicios más habituales sin coste. Así, con el Plan Cero Comisiones se eximen las comisiones asociadas a la cuenta y la tarjeta que el cliente elija, así como las derivadas de transferencias.

Las bolsas se la juegan.

El Rally de fin de año y rotación de sectores , las bolsas se la juegan en Diciembre y Enero.

El FMI prevé un rebote del crecimiento mundial del 5,2% en 2021 y del 4,2% para 2022. Según sus estimaciones, el PIB de las economías avanzadas se elevaría un 3,9% el próximo año y un 2,9% en 2022 y, dentro de éste, la zona euro repuntaría un 5,2% y un 3,1% en línea con lo que haría EEUU. No se puede prever con exactitud si los crecimientos del próximo año rondarán estas cifras, pero traerán consecuencias.

Los movimientos corporativos, la evolución de las divisas y las politicas de los bancos centrales moverán y mucho los mercados, ya que los inversores institucionales van a rotar carteras hacia sectores con más potencial y menos riesgo.

Descúbrelo aquí