Además, Ramón Forcada, director de Análisis de Bankinter, reconoce que si a Telefónica le sale mal la operación con O2 en Reino Unido, la compañía debería aprobar una ampliación de capital. 

"Tenemos tres indicios muy potentes ya: el primero de ellos fue el Banco Nacional de Suiza; posteriormente toda la prensa extranjera se ha posicionado a favor de un QE; y, por el último, el tercer indicador es el Banco Central de Dinamarca.

Lo más importante no es acertar sobre si pasará o no; lo importante son las tendencias en la bolsa. Va a haber QE en la eurozona, pero da igual si es ahora o en la reunión de abril; y los americanos van a subir tipos más tarde de lo que se piensa.

Por otro lado, las estimaciones del FMI sobre España se han quedado cortas al decir que el año que viene va a ser +1,8%. Nuestra previsión es de un crecimiento del 2% a lo que se suma una caída del crudo. España es una economía de golpes bruscos y es una tontería desperdiciar los momentos buenos. Y si encima tenemos un euro más débil esto favorece las exportaciones”.

¿Qué le parece la venta de O2 por parte de Telefónica? “Es un poco vender la piel de oso antes de matarlo. Lo de BT no salió. Y ahora se trata de una operadora de móvil en UK que no tiene una gama completa de oferta. No parece una operación difícil de cerrar. Si no se cierra finalmente, hay pocos compradores y en ese punto Telefónica tiene presión para mantener el rating. Igual tendría que ampliar capital. Estas operaciones al final son blanco o negro”.



*Declaraciones a Radio Intereconomía