MADRID, 30 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .-
Cada vez es más fácil identificar a los usuarios de Internet, sin embargo, existe un pequeño reducto, 'underground' que usa una herramienta que no se puede rastrear, de momento. Se trata de Tor, un navegador anónimo que permite ocultar la identidad de quien lo usa y la información que envía. Esta característica, que puede utilizarse para fines ilegales, no está muy bien vista por algunos gobiernos, como por ejemplo el ruso, que ya ha ofrecido 110.000 dolares para quien descifre la identidad de los usuarios de la aplicación.
Lo ha comunicado el Ministerio de Interior de Rusia este mismo miércoles, en un concurso de búsqueda para intentar descifrar las identidades de estos usuarios. El objetivo es "asegurar la defensa y seguridad del país" y sólo está abierto para rusos hasta el 13 de agosto. Los solicitantes deben pagar 5.500 dólares para participar en el concurso, según recoge la BBC.
LA NUEVA GUERRA FRÍA DE LA INFORMÁTICA

Tor fue creada originalmente por el Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos y la utiliza la gente que quiere enviar información a través de Internet sin ser rastreada. Esta red es utilizada por los periodistas y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, pero también se ha vinculado a la actividad ilegal, incluyendo tráfico de drogas y la venta de imágenes de abuso infantil.
Rusia tiene el quinto mayor número de usuarios de Tor con más de 210.000 personas que hacen uso de ella, razón de más para que el gobierno quiera acabar con ella.