El sector de operadoras europeo es el más penalizado de este lunes, después de que Orange y Bouygues hayan roto las conversaciones para fusionarse. Esto está penalizando a todas las homólogas.
 
La fusión entre Orange, primer operador de telecomunicaciones de Francia, y Bouygues, el cuarto, se ha ido al traste. Ambas compañías han roto las negociaciones que oficialmente habían iniciado hace casi tres meses. Según un comunicado enviado por Orange, su consejo ha constatado que "no se ha podido encontrar un acuerdo para una fusión con Bouygues Telecom".

Bouygues, por su parte, señaló en otro comunicado que no se ha podido conseguir un consenso con Orange sobre los puntos a los que daba "una gran importancia", como las garantías sociales que se les iba a los empleados de su filial Bouyges Telecom en caso de absorción por Orange; del "nivel de participación" que Bouygues iba a tener en la nueva empresa resultante; del "riesgo de ejecución" de la fusión; y del "valor" que se iba a dar a Bouygues Telecom.
 
Hoy los inversores, que habían hinchado estos valores a la espera de la fusión, hoy los castigan ante la falta de materialización de ésta. Bouygues se lleva la peor parte y se convierte en el valor más penalizado del CAC-40 con una pérdida del 14% hasta los 30,22 euros. Le sigue Orange, que con una caída del 5,15% hasta los 14,59 euros, es el valor más bajista del EuroStoxx 50.
 
Con ellos se llevan a otras operadoras europeas. En nuestro propio mercado vemos a Telefónica cayendo un 1,38% hasta los 0,34 euros. Además, la operadora europea, tras subir con fuerza al calor del relevo de César Alierta por Álvarez-Pallete, ya ha perdido todo el camino avanzado. Recordemos que Telefónica sigue pendiente de vender su filial británica O2 a Hutchinson, operación que se ha topado con los trabas de la Competencia.
 
En el mercado alemán Deutsche Telekom también sufre el revés del sector y cae un 0,94% hasta los 15,30 euros.

MAYORES CAÍDAS EUROSTOXX 50