“La subida de rating a España por parte de S&P era previsible, después de que las otras dos grandes agencias subieran el ratign de hecho, se esperaba incluso que pudiera subir hasta en dos escalones, y no uno”.
"Además, esta mejora del rating ha coincidido con la colocación de bonos a 10 años por debajo del 3% y del mercado secundario. Se han olvidado las turbulencias de la semana pasada. El mercado sigue eufórico en España y en toda Europa".

Atención porque hoy, además, “Moody’s revisa la calificación de Francia y Reno unido y Fitch ha subido la calificación de Grecia, lo que es una buena noticia. Una de las grandes preocupaciones de los próximos meses son los problemas por los que atraviesa Francia”.

“El BCE está muy pendiente de la cotización del euro, aunque no esté explícitamente obligado por mandato. Eso sí, ya ha reconocido que, por cada 10% de subida del euro, se produce una caída del 0,5% de la inflación. El nivel de 1,40 encendió las luces de alarma y ahora el mercado descuenta que en junio se tomen medidas para debilitar el euro. Si no se tomaran, sí que vendrían sesiones de turbulencias”.

“Hoy va a ser un día de transición. Hay que ver evolucionar a los bancos, que en Europa algunos están haciendo ampliaciones de capital para prepararse para los tests de stress. Mientras tanto, es una magnífica noticia que los bancos atraigan el interés de inversores extranjeros, como los latinoamericanos que están entrando en los últimos meses”.

En este escenario, “hay que ser prudentes, pues se está pendiente de lo que haga el BCE en su próxima reunión. Eso sí, quien quiera rentabilidad, tendrá que asumir riesgos”.

Declaraciones a Radio Intereconomía