“Esta subida nos permite salvar los niveles y encarar el último trimestre del año en 11.200 puntos se está configurando como una zona de importante resistencia”.

Banco Popular hoy rebota entre rumores de que podría salir mal parado de los tests de stress y casas que, en cambio, le mejoran las perspectivas “a medida que nos vayamos acercando a finales de octubre vamos a tener más rumorología. Vemos mucha disparidad entre las casas de análisis en su juicio con las financieras. En el caso de Popular, desde los anteriores tests, han sucedido muchas cosas y creo que lo acontecido ha solucionado sus problemas. Otra cosa es lo que se pueda ver después. Una vez conocidos los tests de stress y viendo que las entidades se están desnudando, podrían llevar a cabo operaciones corporativas, pero no entre grandes nombres, sino entre medianas y sobre todo banca europea. En España, por ejemplo Mare Nostrum o Liberbank, que se han quedado un poco atrás en cuanto al tamaño. Además, vemos que el Espírito Santo se está ofreciendo a entidades españolas”.

En cuanto a la reunión de esta semana del BCE hay que estar atentos a ver “qué cuentan del programa de compra de activos y alguna previsión nueva. Es cierto que los datos, sobre todo de IPC, no han sido positivos desde la anterior reunión, por lo que hay mucha presión para el BCE. El organismo se lo jugará todo para evitar la deflación, pero el riesgo está ahí”.


Declaraciones a Radio Intereconomía