La compañía celebra hoy su junta extraordinaria de accionistas  para votar una reestructuración clave para la viabilidad del grupo. La cesión de la banca acreedora de aceptar la propuesta de los minoritarios hace pensar que esa será la opción que saldrá adelante.  
 
La Junta se celebrará en su sede de Chapela, en Pontevedra. Y todo está dispuesto para que la compañía confirme cuál será el plan de viabilidad por el que la compañía sellará su futuro, según expone la Orden del Día emitida por la entidad a la CNMV.. Todo parece apuntar a que la propuesta de los minoritarios, que consiste en una ampliaciókn de capital que dará a Pescanova el 20% de la nueva sociedad - que nacerá con un capital social de 8 millones al reducir una cuarta parte las aportaciones-  mientras que el 80% restante se repartirá entre siete entidades: Banco Popular, Sabadell, Caixabank, Abanca, Bankia, BBVA y UBI Banca, que suscribirán los tramos de ampliación y de la deuda que capitalicen. 

Una propuesta que mejora a la original que contemplaba que la vieja Pescanova sólo alcanzaría el 20% si sus accionistas desembolsaran 7,3 millones de euros  mientras que la banca  tendría que aportar otros 20 adicionales para quedarse con el 80% restante. (Vea  todos los análisis de Pescanova

Pese a todo, sigue existiendo el riesgo de que algún acreedor demande el incumplimiento del convenio a pesar de que la compañía ha dejado claro que no hay ni "base legal ni económica para hacerlo", según informa Expansión citando fuentes de Pescanova.  

La nueva Pescanova saldrá con un patrimonio de 100 millones  -tras la superación del concurso de acreedores de su filial argentina, que le reportará 40 millones de euros en fondos propios - aunque todavía se tendrá que votar la doble segregación de activos y pasivos ya reestructurados. La primera se hará a Pescanova España y la segunda, a Nueva Pescanova. 

En este sentido, Jacobo González-Robatto, presidente de la Comisión de Vigilancia de Pescanova, tras la Junta General de Pescanova ha hecho su valoración particular.  "Desde que Pescanova entró en crisis, el objetivo principal ha sido la viabilidad y futuro de la compañía, así como los empleos y la sede en Galicia", destacó.

"Una vez superada la Junta, solo queda avanzar en los siguientes pasos que establecen los Convenios, para así poder dotar a la compañía de la estabilidad necesaria y libre de tipo de contingencias", afirmó. "Deseo y pido a todos los empleados que sigan trabajando con la máxima dedicación de forma que la compañía pueda cumplir todos sus objetivos", añadió González-Robatto.

Acceda a todos los análisis de Pescanova