La teleoperadora francesa ha reconocido charlas entre los ‘equipos gestores’ de ambas teleoperadoras, mientras la aprobación de Bruselas a su operación sobre Jazztel se demora ya cuatro meses. 
 
¿Habrá nuevo capítulo en el culebrón de las teleoperadoras europeas? Es una cuestión clave a considerar teniendo en cuenta que la operación para la compra de la totalidad de Jazztel por parte de Orange está pendiente de autorización de la Comisión Europea.


ORANGE
Telecom Italia celebra con una subida superior al 2,5% la rumorología sobre una posible fusión con la francesa o bien la posibilidad de ser adquirida por la misma.

El origen de la rumorología proviene de las palabras del CEO de Orange, Stephane Richard, a un diario en el que reconocía mantener “conversaciones para intercambiar distintos puntos de vista entre los dos equipos gestores”, aunque negó que se estuvieran produciendo negociaciones.

“Sería una atractiva oportunidad de consolidación europea” y el Estado “podría tender la mano” y aflojar un poco el control sobre Orange para que se llevara a cabo una operación de estas características”, recogen declaraciones publicadas por la agencia Reuters. El Estado galo mantiene un 25% de su participación dentro de la teleoperadora.

Desde la italiana no reconocen ningún tipo de conversación siquiera con su homóloga francesa.


¿Y JAZZTEL?

El proceso está estancado desde que el pasado 16 de octubre Orange registrara ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores su intención de OPA por el 100% de la compañía presidida por Leopoldo Fernández Pujals.

La Comisión Europea debe dar el visto bueno a la operación que podría rozar los límites establecidos para preservar la libre competencia en la zona euro. Este organismo comunitario ha negado en varias ocasiones el traspaso del estudio de esta adquisición a España al sentirse más cualificada para llevarlo a cabo.

Orange comentaba hace unos días su convencimiento acerca de que la CE aprobará antes del límite, el 30 de abril, una resolución favorable. No obstante, la longevidad del proceso ha hecho a algunos analistas replantearse la viabilidad de la operación. “La compra de Jazztel supondría que hubiera tres operadores muy grandes en nuestro país, sin un cuarto operador de relevancia que evite el oligopolio y la fijación de precios. Así que, creo que hay poco que ganar y, si Competencia rechaza la OPA, habrá mucho que perder”, comentaba José Lizán, de Auriga Bonos.


REPERCUSIÓN EN EL SECTOR
Los títulos de Jazztel suben tímidamente un 0,12% en su tónica habitual de movimientos muy estrechos. Ahora bien, ¿ha repercutido el rumor dentro del resto de teleoperadoras?

Orange cede posiciones un -0,2% frente a las importantes subidas de la italiana.

Deutsche Telekom se encuentra totalmente plana dentro de la bolsa alemana, mientras que es Vodafone, desde Londres, la que mayores compras experimenta: al alza un 0,84%.


Accede a todos los ANÁLISIS de Jazztel