Dicha decisión se ha basado puramente en causas productivas y económicas en pro de conseguir una organización más eficiente. La cifra de negocio en Nicolás correa S.A., desde el ejercicio 2014 se ha estabilizado en el entorno de los 44 millones de euros (en el ejercicio 2016 se estima cerrar también en ese entorno de facturación), cifra que no justifica mantener las dos plantas abiertas, puesto que en la planta de Burgos existe capacidad física necesaria para absorberlo por completo.


El próximo día 20 comenzará el proceso legalmente establecido.